algunos-videojuegos-atipicos-por-descubrir

Algunos videojuegos atípicos por descubrir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Si eres un verdadero aficionado a los videojuegos, probablemente pienses que no hay nada nuevo bajo el sol y que te sabes de memoria los mejores videojuegos que han salido al mercado. Sin embargo, teniendo en cuenta que la historia de los videojuegos comienza allá por la década de 1950, y vive su edad de oro durante los 80, puede que, además de alguna novedad, se te haya escapado algún clásico.

En primer lugar, nos gustaría hablar de un juego que ha salido hace unos meses y que, para muchos, ha supuesto una sorpresa. Se trata de Prominence Poker, un videojuego que, a grandes rasgos, se fundamenta en conseguir fichas a través de partidas de póker en la modalidad Texas Hold’em, pero que, debido a su modo multijugador y a su modo historia, se ha convertido en una experiencia muy recomendable.

Lo cierto es que los juegos de casino online han ganado una popularidad incontestable durante los últimos años. No solo ha crecido el número de jugadores, sino que la variedad de juegos y la implementación tecnológica son cada vez mayores. Esto es algo que se refleja en Prominence Poker e, incluso para aquellos que todavía no se han aventurado en el mundo de los juegos de casino, puede representar una oportunidad no solo de aprender a jugar al póker Texas Hold’em, sino de vivir una aventura atípica y muy interesante.

En otro orden de cosas, nos encontramos con algunos pequeños videojuegos, de corta duración, que para muchos expertos se han convertido en obras imprescindibles del sector. Entre ellos destaca Abzu, con una duración entre una y dos horas y creado por los responsables de piezas como Flower y Journey. Lo cierto es que Abzu no representará un verdadero reto, especialmente para los más avezados, pero no cabe duda de que se trata de una aventura visual de lo más recomendable.

Si aumentamos un poco el tiempo de juego, y nos vamos a las tres o cuatro horas, nos encontramos con auténticas obras maestras como Door Kickers, un juego de estrategia en tiempo real que nos lleva hasta un grupo de comandos que, a grandes rasgos, tiene que penetrar en diferentes localizaciones y asegurar objetivos para inutilizar a terroristas. Un juego que recuerda en algunos aspectos mucho al clásico Commandos: simple, táctico y muy exigente.

lorenzo herrera p0j mE6mGo4 unsplash
Foto: Unsplash / Creative Commons

Para terminar con estos juegos breves, nos gustaría destacar Layers of Fear y Little Nightmares. En el primero de los casos, probablemente estemos hablando de uno de los mejores juegos de terror que hemos disfrutado durante los últimos años. De hecho, recomendamos que juguéis de día, o en una habitación bien iluminada, porque los sustos pueden acabar sacándoos de vuestras casillas. En lo que respecta al argumento del juego, somos un pintor fracasado que quiere pintar a su difunta esposa. Sin embargo, ella no está en absoluto de acuerdo y nos perseguirá por las estancias de la casa que un día también fue suya.

En lo que respecta a Little Nightmares, no cabe duda de que hay una atmósfera a lo Tim Burton que resulta cautivadora, pero lo que mejor han sabido hacer sus creadores es poner a nuestra disposición un juego de plataformas y puzles, relativamente fácil, perturbador y muy entretenido.

Para terminar con esta publicación sobre algunos videojuegos atípicos que, sin duda, merece la pena probar, nos gustaría detenernos en la sección probablemente más extraña y bizarra: la de juegos verdaderamente raros.

En primer lugar, nos gustaría destacar un juego que, bien seguro, algunos conoceréis o al menos os sonará: Goat Simulator. Este videojuego no solo puso de moda los simuladores absurdos, sino que se convirtió en todo un hito y en una obra recurrente para trolls y usuarios de forocoches. A grandes rasgos, es como jugar a un juego de skate, como los clásicos Tony Hawk, pero con una cabra. Con ella podremos hacer lo que nos dé la gana en un mundo abierto. A estas alturas está claro que, gracias a Goat Simulator, llegaron otros títulos como I Am Bread, donde nos convertíamos en una rebanada de pan, o Rock Simulator, que nos invita a ser una roca que se limita a estar quieta en diferentes localizaciones.

Y para despedirnos, os presentamos probablemente el juego más excéntrico creado hasta la fecha: Toirettsu. Es una pena que no podáis jugar a esta maravilla porque SEGA lanzó este particular juego solo para algunos urinarios de Japón. Aunque no lo creáis, Toirettsu se basaba en superar diferentes pruebas mientras utilizábamos un urinario. Ver para creer.  

  • Foto portada: Unsplash / Creative Commons