La danza; más que una expresión artística

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Por qué negarlo?, ¿Quién no se ha sentido atraído por una canción a tal grado de moverse a su ritmo?; sí, sentir esos deseos de moverse al compás de cierta melodía son irresistibles, solo basta con escucharla para comenzar a movernos sin darnos cuenta. No obstante, el día de hoy tocaremos varios puntos que son necesarios analizar cuando de danza se quiere hablar, ya que para empezar, como un sutil adelanto, es necesario enfatizar que la acción de danzar y bailar NO SON LO MISMO; sí, no lo son; así que si alguno de nuestros lectores piensa que por sacar sus mejores pasos de bachata durante una boda o un bautizo está «danzando» temo decirle que está un tanto errado; la danza se encuentra integrada por una serie de elementos que, desafortunadamente son desconocidos por el público en general. 

danza
Fuente: cultura.unam.mx

La danza; el testimonio no reconocido de la historia

La danza, tan antigua como la aparición misma del hombre sobre la tierra; tan magistral como su historia, y tan interesante como su evolución. Enfocándonos (por ejemplo) en el caso de la Ciudad de México, los primeros registros históricos de la danza los podemos encontrar gracias a la majestuosidad del imperio azteca. Los habitantes pertenecientes a dicha civilización danzaban como parte de rituales que a su vez, tenían la finalidad de pedir, honrar o hasta agradecer a los dioses favores concedidos. En la actualidad, tenemos el privilegio de disfrutar aún de estas danzas que encima, nos dan una idea bastante extensa y detallada sobre las creencias, y el estilo de vida de nuestros antepasados. Lo mismo, ha ocurrido alrededor del mundo, en donde la danza ha tenido un protagonismo considerable cuando se trata de conocer a profundidad el pasado de la humanidad. Por todo lo anteriormente mencionado y como es de imaginarse, la danza es motivo de estudio gracias a que es parte fundamental de la historia de una nación;  de una época en concreto, como ese el caso del Antiguo Egipto, cuyas danzas han podido explicarnos las funciones que a cada deidad se le atribuían; aunque no está demás, reconocer que la mayoría de estas coreografías se llevaban a cabo en honor a la diosa Isis, a quien se le solía pedir belleza y fertilidad. 

danza
Fuente: institutopotosinodebellasartes.com

[Te podría interesar: ‘María Izquierdo, génesis de la participación femenina en la plástica mexicana‘]

Danzar y bailar; no es lo mismo y no es igual

Muy bien, hemos llegado al tema central de debate entre todos aquellos que se desviven ejerciendo la danza y el baile; si bien ambas expresan emociones o sentimientos, debemos mencionar que existen ciertas diferencias que las hacen inconfundibles. El baile, por ejemplo, suele ser libre; no cuenta con una coreografía establecida como tal; puede existir, por supuesto, sin embargo no es tan delimitada como en el caso de la danza. La danza, por su parte requiere de estudios previos, disciplina, largas y constantes horas de ensayo; además de que su composición es mucho más estructurada que el baile; además de ello, la danza, busca transmitir un mensaje o una historia de manera estilizada. El baile, por otro lado, se basa en movimientos que no necesariamente siguen patrones determinados, mientras que la danza suele tener una secuencia especifica. Así mismo, los vestuarios suelen ser claras diferencias a la hora de ser espectadores de una danza o un baile, pues, mientras el segundo permite que sus vestuarios no cumplan con una similitud reglamentaria, la primera, sí lo solicita; tal es el caso del ballet, en el que las bailarinas que no cuentan con el papel protagónico de una obra, se ven en la necesidad de lucir un vestuario con claras especificaciones que, de no ser cubiertas, pueden ser severamente penalizadas; en fin, es por eso, y en base a todo lo que hemos expuesto en esta ocasión que podrás entender que la danza va mucho más allá de simples pasos; es más que una coreografía improvisada, se trata de expresar sentimientos, pero también de narrar una historia sin necesidad de usar palabras, de manifestar intenciones tan solo con el lenguaje corporal y con el estilismo que siempre habrá de acompañarlo. 

danza
Fuente: elsoldemexico.com.mx
  •  Foto portada: fuente / escenicas.uanl.mx