pelicula-tenemos-que-hablar-de-kevin--adolescente-psicopata

‘Tenemos que hablar de Kevin’, la historia de un adolescente psicópata

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Qué orilla a un adolescente a cometer un crimen? Kevin un joven rechazado desde el vientre, con una fracturada relación con su madre, llega a la temprana edad de 16 años a cometer un crimen devastador. Este largometraje refuerza la incógnita de años ¿Los psicópatas nacen o se hacen?

La cinta ‘Tenemos que hablar de Kevin’ fue estrenada en el 2011, dirigida por Lynne Ramsay, está basada en la novela de Lionel Shriver con el mismo nombre. Este thriller psicológico rápidamente cobró popularidad y es uno de los favoritos de los profesores de Psicología que normalmente dejan de tarea a sus alumnos para comprender mejor el Trastorno Antisocial de la Personalidad.

Esta cinta se caracteriza por mostrar diferentes hilos temporales, así como demasiados simbolismos en su fotografía y colorimetría (sobre todo el color rojo) que van preparando tu mente para el caos que se avecina. Todo se sitúa desde la perspectiva de Eva, la madre, quien parece que vemos sus recuerdos y sobre todo sus traumas, estos elementos poco a poco hacen entender al espectador la mísera vida de Eva en el presente.

Sinopsis

Eva, es una mujer libre e independiente, quien se encuentra satisfecha con su vida, es autora de guías de viaje. Se enamora de Franklin y se embarazan. Eva jamás se sintió feliz y cómoda con su embarazo, pues estaba contenta con su vida sin hijos, sin embargo, parece que quiso cumplir el rol de madre que dicta la sociedad. Todo el embarazo la vemos ansiosa y después del parto no cargó ni amamanto a su hijo, Kevin.

Conforme avanza la película se muestra la relación fracturada entre Eva  y Kevin y como influyó en la infancia de este. Kevin desde muy pequeño resiente el rechazo de su madre y comienza a tomar actitudes extrañas, como no controlar sus esfínteres, dañar las cosas preciadas para la madre, pero sobre todo aprende muy bien a manipular a su padre. Franklin con una actitud inmadura no es un apoyo para Eva pero tampoco funge como figura de autoridad para Kevin.

Ya en la adolescencia de Kevin, se aprecia como desarrolló nula empatía por lo demás (no teme dañar a su hermana menor) normalmente es inexpresivo, despreocupado y con una actitud desafiante. Sin que nadie lo previera Kevin estaba planeando llevar a cabo un crimen que dejaría horribles consecuencias. En el presente, vemos a Eva visitándolo en la cárcel y dedicando tiempo a estar con él, entendemos que finalmente le dio la atención que siempre quiso, tanto que ahora él ya no está seguro del porqué de sus acciones.

'Tenemos que hablar de Kevin' La historia de un adolescente psicópata

¿Los psicópatas nacen o se hacen?

Pese a que en el filme nunca se mostró un análisis del perfil psicológico de Kevin, varios expertos han llegado a la conclusión de que padece Trastorno Antisocial de la Personalidad, a veces llamado psicopatía. Este se caracteriza por una falta de empatía a los demás, impulsividad, irresponsabilidad y contar con un ego muy alto.

¿Por qué Kevin es psicópata? El Psicólogo Hans Eysenck considera que si bien un individuo puede tener predisposiciones biológicas a la psicopatía no es suficiente para convertirse en uno, es necesario que el individuo vulnerable a este trastorno se desarrolle en un ambiente hostil, no logre relaciones sanas con las personas que forman parte de su entorno y su aprendizaje social no sea el adecuado. En conclusión, es elemental la combinación de factores genéticos, culturales y sociales que desarrollen esta patología.

[Te podría interesar: ‘‘El amor en tiempos de Covid’ un monólogo de humor negro con matices de amor‘]

Aunque es posible que Kevin viniera con alguna alteración neurológica que lo hace más susceptible a convertirse en psicópata, el rechazo de su madre y las constantes palabras hirientes en su niñez, así como la falta de límites por parte del padre, contribuyeron a que este personaje desarrollara dicho trastorno.

Sumando otras situaciones como; el nacimiento de su hermana, que lo hizo sentir aún más desplazado; la constante manipulación hacia su padre; la noticia del divorcio de sus progenitores. Poco a poco fueron llevando al extremo los actos impulsivos de Kevin.

Sin duda, esta cinta nos hace cuestionarnos la maternidad y nos deja la gran lección de la importancia de la salud mental en todas las etapas de nuestra vida.

'Tenemos que hablar de Kevin' La historia de un adolescente psicópata