especial-terror-crea-cuervos-peliculas-terror-culto

Especial del Terror Crea Cuervos 16: películas de terror de culto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Las películas de terror usualmente son ignoradas por La Academia. No se encuentra la fecha exacta en que inicio este fenómeno, pero la mayoría de los estudiosos concuerdan que los slasher de la década de los 80 facilitaron a que al género se le encasillara como comercial y predecible. Sin embargo, si bien es cierto que existen malos productos (como en todos las categorías) también existen producciones que son una joya.

Desde el Especial del Terror Crea Cuervos hemos intentado recomendarles lo mejor del género, ya sea en Netflix o los estrenos de terror de este año, y hoy presentamos un listado de lo que, de acuerdo con nuestro equipo de especialistas, es de lo mejor del cine de terror. Este listado pretende ser atemporal, y para dar espacio a un mayor número de recomendaciones no reseñaremos películas de las que ya hemos hablado con anterioridad, únicamente las mencionaremos en el apartado No te pierdas también… Agarren sus palomitas, acomódense en sus butacas y prepárense para un maratón terrorífico.


Nosferatu, una sinfonía del horror (1922), de Friedrich Wilhelm Murnau

Nosferatu 1922
Fuente: youtube.com

Esta película es considerada uno de los pilares del cine mudo. El director, de origen alemán,  es reconocido a nivel internacional por su magistral dirección en películas mudas, pero en su trabajo de 1922 superó por mucho al grueso de sus trabajos. La historia es una adaptación de la famosa novela ‘Drácula’ (1897) y aunque el director intentó conseguir los derechos de la obra no tuvo éxito en su empresa.

La considerada como la mejor película de vampiros cuenta con intertítulos en alemán que describen de una forma excepcional este trabajo. Eso sumado a la musicalización y la fotografía crean un ambiente extremadamente opresivo que termina por crear verdadero horror al espectador cuando aparece en escena el Conde Orlok (Max Schreck).

No por nada en Suecia esta cinta estuvo censurada hasta 1972, pues las autoridades del país consideraron que podía afectar a la audiencia. Sin embargo, el verdadero horror esta en que está película estuvo a punto de ser destruida. Lo anterior ocasionado porque la viuda del escritor de ‘Drácula’, Florecence Balcombe, demandó al director, pues consideró que la obra de su otrora esposo fue plagiada.

Balcombe ganó el juicio y a pesar de la destrucción a la que fue sometida esta cinta, entre 2005-2006 fue restaurada por Luciano Berriatúa, usando como base una copia en nitrato coloreada de 1922, mientras los planos perdidos se extrajeron de un internegativo de 1939. Gracias a este arduo trabajo podemos disfrutar de esta película, que demuestra una vez más que los vampiros son prácticamente indestructibles.


Los pájaros (1963), de Alfred Hitchcock

Los pájaros hitchcock

Cualquiera de las cintas del británico —posteriormente nacionalizado estadounidense— pudo haber aparecido en esta lista y, aunque ‘Psicosis’ es una de nuestras favoritas por construir un personaje excepcional, Norman Bathes (Anthony Perkins), ‘Los pájaros’ es uno de los trabajos más perturbadores de Hitchcock.

La historia se desarrolla casi en su totalidad en Bodega Bay, California, donde Melanie Daniels (Tippi Hedren), va en busca de su interés amoroso: Mitch Brenner (Rod Taylor). Más allá del deseo, casi palpable, que permea en toda la cinta, el no conocer las razones por las que las aves un buen día comienzan a atacar a los humanos, así como las tomas finales, dejan al espectador con una sensación de terror continuado.

El principal factor del éxito de esta cinta es el buen manejo de los silencios: prácticamente no hay música en esta película, lo que aumenta el sentimiento de miedo en quien vea esta obra. Además de la hermosa fotografía es menester señalar la gran labor que hubo detrás: fueron empleados 3,200 pájaros amaestrados y Hitchcock señaló a las gaviotas como las más viciosas y a los cuervos como los más inteligentes.

Como dato adicional, el largometraje se basa en la novela corta de la británica Daphne du Maurier: ‘Los pájaros’. Si le das una oportunidad a esta magnífica cinta de terror, probablemente mirarás con otros ojos a tus periquitos australianos mascota y tendrás más cuidado al encontrarte con aves en las calles, no querrás hacerlas enojar. Lleva mendrugos por si acaso.


El bebé de Rosemary (1968), de Roman Polanski

El bebé de rosemary

La novela del estadounidense Ira Levin fue llevada a la pantalla grande de forma magistral por el director polaco-francés Roman Polanski. El libro de por si ya era aterrador, pero la combinación de varios elementos hace de esta cinta una de culto y de las más reconocidas del género. Y es que es hasta difícil reseñarla de lo maravillosa que es esta producción, amén de que le dió un premio Oscar como mejor actriz de reparto a Ruth Gordon, quien interpretó a Minnie Castevet.

La trama, es por decir lo menos tenebrosa. Rosemary Woodhouse (Mia Farrow) es la esposa del joven actor de teatro desconocido Guy Woodhouse (John Cassavetes). La pareja se muda a la Casa Bramford, un viejo edificio de departamentos en Nueva York, que tiene una mala reputación, pues entre sus ex habitantes figuran personas que profesaban religiones paganas.

Así, la pareja principal va conociendo a los inquilinos del edificio y Rosemary sueña con tener un bebé con Guy. Sin embargo, este no se ve muy emocionado con la idea, especialmente porque su situación económica es apretada. Todo eso cambia el día que Guy consigue un importante papel, pues el actor que iba a interpretarlo quedó ciego repentinamente. Esa noche la protagonista sueña que es violada por Satanás, mientras los habitantes del edificio la ven; ante el realismo de su sueño grita y posteriormente se desmaya. Cuando vuelve en sí, Guy se disculpa por hacerle el amor mientras estaba dormida.

El resultado de dicho episodio es el tan esperado embarazo de Rosemary. Al igual que toda embarazada, la protagonista tiene antojos extraños: desde gusto por la carne cruda hasta el hígado de pollo (también crudo). Sin embargo, también presenta una pérdida de peso considerable. Tras dar a luz, todos los que han visto esta cinta recordarán a la perfección la frase “dele al niño una madre” y quedarán aterrorizados al ver los ojos amarillo de El bebé de Rosemary.


Veneno para las hadas (1986), de Carlos Enrique Taboada

Veneno para las hadas

México no ha producido otro exponente del cine de terror como el maestro Taboada, cuya dirección es responsable de joyas como ‘Hasta el viento tiene miedo’, ‘El libro de piedra’ y ‘Más negro que la noche’. Sin embargo, desde aquí consideramos ‘Veneno para las hadas’ como su mejor trabajo.

La película no sólo es maravillosa en cuestión estética, pues la fotografía pasa de brillante a lúgubre de manera increíble, sino que las tomas fueron rodadas de manera innovadora para la época: la cámara en todo momento se encuentra a la altura de las niñas protagonistas, por lo que los adultos sólo son voces lejanas fuera de foco o personas que se encuentran de espaldas.

Además, el guion es llamativo; cuenta el desarrollo de la amistad entre Verónica (Ana Patricia Rojo) y Flavia (Elsa María Gutiérrez). La primera se encuentra al cuidado de su nana, pues sus padres murieron en un accidente de tránsito. Uno de los mayores entretenimientos de Verónica son las historias de brujas y espectros que le cuenta su abuela, que a la larga termina creyéndose y ella misma se considera una hechicera. Por otra parte, Flavia es la inocente hija de una familia adinerada, quien rápidamente se siente intrigada por la solitaria Verónica.

¿Por qué amamos esta película? Más allá de la gran química actoral entre las protagonistas, una historia original y un manejo de cámara increíble, ninguna película de terror mexicana ha presentado una secuencia final tan impactante. Si la ven compártanos sus impresiones sobre este trágico final que hará que los bullies piensen dos veces antes de escoger a sus víctimas.


Trick ‘r Treat (2007), de Michael Dougherty

trick r treat

Para aquellos que creían que sólo íbamos a recomendar películas antiguas: ¡sorpresa! Esta película de bajo presupuesto fue la revelación del 2007 y tan sólo dos años después ganó el Premio del Público en el Screamfest. Y es que, para el buen público conocedor, este trabajo es de lo mejor del género.

La cinta muestra cuatro historias entrelazadas, aunque todas comparte la premisa de que las tradiciones de Halloween se hicieron para protegernos del mal. Por ello, un pequeño demonio que responde al nombre de Sam decide vigilar las calles de una comunidad remota de Ohio, para revisar que las tradiciones de la fecha sean respetadas.

El éxito de esta cinta, sin duda, tiene que ver con la incorporación de gran parte del folclore del terror. A lo largo de 82 minutos vemos en pantalla demonios, mujeres lobo, fantasmas, zombies, vampiros y asesinos. También destaca que muchas de las escenas violentas son presentadas en animación emulando a un cómic, haciendo al trabajo todavía más interesante. Véanla antes del 31 de octubre, no querrán romper alguna tradición y ser víctimas de la ira de Sam.

No te pierdas también…

The Rocky Horror Picture Show (1975), de Lou Adler

The rocky horror picture show

El aro (2002), de Gore Verbinski

el aro

La bruja (2015), de Robert Eggers

The witch

Under the Shadow (2016), de Babak Anvari

under the shadow

La morgue (2016), de André Øvredal

la morgue

Hereditary (2018), de Ari Aster

Hereditary

Midssomar (2019), de Ari Aster

Midsommar 1

¿Qué te han parecido nuestras recomendaciones? ¿Conoces alguna película que consideras debió aparecer en el listado? Déjanos tus opiniones en los comentarios y si lo tuyo son las sagas de terror no dudes en mirar este listado.