mayahuel-agave-mezcal

¿Agave o Maguey? Más que una suculenta mexicana, un regalo de los Dioses

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En la actualidad, solemos usar los términos agave y maguey como la misma palabra. Aunque es importante saber que Maguey es el nombre con el que son conocidos diversos tipos de plantas del género Agave. “Maguey” proviene del náhuatl “metl o mexcametl” y Agave es el nombre científico que el naturalista sueco Carlos de Linneo le otorgó a la planta a mediados del siglo XVIII.

Realmente no importa como nos refiramos a esta suculenta de origen mexicano, ya sea Agave o Maguey, lo importante es tener presente que es un preciado regalo de los dioses. Tan solo hagamos una rápida revisión de su leyenda; o por lo menos la más conocida de ellas:

Agave
Fuente: inforural.com.mx

MAYAHUEL, la Diosa del agave, aquella bella mujer que con su constante sufrimiento nos brinda de los mejores placeres de la vida. Cuenta la leyenda que Mayahuel era una bella Diosa que vivía privada de su libertad por su abuela, ya que la cuidaba de los demás Dioses, pues poseía una planta mágica que daría alegría y dones al ser humano.

Se encomendó a Quetzalcóatl compartir la planta con los seres humanos, a lo que acudió con dulces palabras para convencer a Mayahuel y que no le importara la furia de su abuela. Al huir juntos, se enamoraron y decidieron vivir eternamente juntos. Aunque esta felicidad no les duraría la eternidad, pues los hermanos de Mayahuel estaban a su asecho. Mayahuel propuso a Quetzalcóatl que juntos tomaran la forma de la planta mágica.

[Te podría interesar: ‘Origen de 4 frases cotidianas que usamos los mexicanos‘]

Agave
www.mimezcalito.com

Cuando llegaron sus hermanos a encontrarlos, no pudieron evitar diferenciar la planta mágica verdaderamente diferente de las demás que había en el terreno. Sin más, decidieron destrozarla sin piedad alguna. Quetzalcóatl pudo salvarse y recobrar su forma, pero destrozado y realmente herido de amor, tomo los restos de su amada para sembrarlos y con su llanto, regarla diariamente.

Diariamente cumplió su promesa de amor, pensando que su amada podría recobrar su forma. Fracasando en esto último, la planta sobrevivió y creció como la más hermosa suculenta que existe. Así es como recordamos el sufrimiento de Mayahuel al consumir algún producto cuya materia prima sea el agave.

Ya que, para obtener el aguamiel, se debe “herir” a la suculenta, de tal forma que se corten sus tallos centrales y se haga una cavidad central. Donde se estima una recolección de 0.4 Litros por planta en su primer día de recién cortada y posteriormente de 4 a 6 Litros por día en sus próximos meses, así hasta durar aproximadamente 6 meses y morir. Llegan a generar entre 500 y 1000 Litros en total.

Agave
Fuente: eleconomista.com.mx

Así es que somos un país muy afortunado al poder consumir aguamiel por si sola, que es una bebida muy nutritiva, contenida de azúcares, proteínas, vitaminas, minerales y lo más increíble su propia biota que es la que dejando el fluido en condiciones optimas, se fermenta, dando como resultado a la BEBIDA DE LOS DIOSES, EL PULQUE… ¿no se te antojó?

Agave
Fuente: foodandtravel.mx

Y ¿Qué hay de las hojas de maguey que usamos para los mixiotes? Esta suculenta es de las cosas más preciadas que México tiene, ya que también, como sabemos, dependiendo ciertas características establecidas del lugar de origen, se usa también para hacer los exquisitos y embriagantes Tequila y Mezcal. Así que ya sabes, cada que consumas esos productos locales, recuerda que es una riqueza cultural y es verdaderamente un producto 100% cultural que nos remonta a los tiempos en que Mayahuel y Quetzalcóatl se enamoraron.

  • Ilustración portada: @amauriesmarq