desigualdad-desarrollo-urbano-cdmx

Un vistazo a la desigualdad y el desarrollo urbano en la CDMX

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Desde hace ya varias décadas, el desarrollo ha dejado de atribuirse únicamente al incremento del bienestar material o económico y ha trascendido a considerar los aspectos de carácter cultural, social, medio ambiental y urbano.

En este sentido, son muchos los expertos e investigadores que coinciden en afirmar que el cambio y el desarrollo urbano son una derivación del desarrollo económico, mismo que se atribuye al aumento sostenido y cada vez más creciente del ingreso, así como a la concentración progresiva de las empresas y negocios.

un-vistazo-a-la-desigualdad-y-el-desarrollo-urbano-en-la-ciudad-de-mexico
Fuente: obras.expansion.mx

Dadas las características de la Ciudad de México, que la han posicionado como un centro económico, cultural, social y territorial a la vista del mundo, es decir, una ciudad global, parecería que el desarrollo al interior de la urbe se expande cada vez más de manera homogénea; sin embargo, la “ciudad de los palacios” presenta graves problemas de desigualdad que ya no solo se resumen en las brechas entre el campo y la ciudad, sino que ahora se hacen presentes incluso en zonas con alto grado de urbanización.


La desigualdad al interior de la metrópoli

Si bien es cierto que existen brechas de desigualdad entre las ciudades y el campo debido a que las ciudades ofrecen mejores condiciones de vida, tales como empleos mejor remunerados y acceso a servicios públicos, aún dentro de las ciudades, el fenómeno de la disparidad es muy marcado y con fuertes contrastes. Así pues, la Ciudad de México exhibe una infinidad de problemas que atañen a esta situación y que derivan en enormes divergencias en cuestión de desarrollo.

En tal sentido, la desigualdad social se refleja territorialmente en la heterogeneidad espacial. Por ejemplo, en el año 2010, las delegaciones (ahora alcaldías) Álvaro Obregón, Iztapalapa y Gustavo A. Madero, concentraban más de la mitad de las unidades de alta y muy alta marginación, según el Consejo Nacional de Población (CONEVAL). Por otro lado, en diez alcaldías más de la mitad de sus pobladores vivía en colonias con índices de desarrollo social bajo y muy bajo.

un-vistazo-a-la-desigualdad-y-el-desarrollo-urbano-en-la-ciudad-de-mexico-00
Fuente: noticieros.televisa.com

Más aún, durante el año 2015, las tres alcaldías con mayores índices de pobreza fueron Milpa Alta, Xochimilco y Tláhuac, en las que, en promedio, el 43% de sus ciudadanos eran pobres. En contraste, la alcaldía Benito Juárez alcanzó el menor nivel de pobreza con apenas un 5%, es decir, uno de cada veinte ciudadanos.

En lo que se refiere a la infraestructura y dotación de servicios urbanos como drenaje, energía, carreteras, agua potable, transporte, seguridad pública, etc., resulta evidente que existen diferencias muy notables entre las diversas áreas de la ciudad, una escasez aguda y extensa en las regiones del oriente y un poco menos marcado en el nororiente, aunque con carecías significativas en servicios públicos.

un-vistazo-a-la-desigualdad-y-el-desarrollo-urbano-en-la-ciudad-de-mexico
Fuente: laverdadnoticias.com

Tan solo por mencionar un ejemplo, la escasez de agua se ha convertido en uno de los mayores problemas en la Ciudad de México, provocada por la poca planeación urbana y derivando en serios problemas que no se limitan exclusivamente a la carencia del líquido (que sufren mayormente las zonas marginadas), sino que también amenazan con el hundimiento cada vez más acelerado de la ciudad, tal como lo han reportado múltiples estudios, entre ellos, el de Michael Kimmelman publicado en el año 2017 en el The New York Times.

[Te puede interesarte ‘Algunos tips para hacer frente a la crisis económica‘]


La Ciudad y el desarrollo urbano

El desarrollo urbano ha venido evolucionando bajo diferentes formas y dinámicas y se ha hecho muy visible en las regiones en vías de desarrollo. Con el desarrollo urbano las economías crecen y las regiones progresan, sin embargo, también se generan importantes problemas con fuertes impactos socioeconómicos. Si nos referimos a la Ciudad de México, el desarrollo urbano ha presentado las siguientes particularidades:  

un-vistazo-a-la-desigualdad-y-el-desarrollo-urbano-en-la-ciudad-de-mexico-00
Fuente: shbrmexico.com
  • La concentración de la población en ciertas locaciones ha provocado un incremento estratosférico de los precios inmobiliarios, mermando la oportunidad de adquirir una vivienda o incluso limitando las posibilidades de poder alquilarlas.
  • Las modificaciones y cambios en la estructura institucional son muy difíciles de emprender en lo relacionado a la gestión de la planeación urbana y la administración local. Los mecanismos administrativos, políticos y en materia judicial son frecuentemente muy ineficaces, lo que provoca de manera inevitablemente la marginación de algunos grupos sociales y de ciertas zonas urbanas. Ello incita a una divergencia enorme en el desarrollo local y remarca la brecha de disparidad en materia de desarrollo.
  • La gran concentración y atracción que generan las ciudades deriva en la aparición de oleadas de nuevas poblaciones de tipo urbano, lo que causa una crisis de vivienda en las ciudades en proceso expansionista.
  • Existen problemas de gran relevancia en cuestión del presupuesto aplicado a la construcción de infraestructura, principalmente por un mal manejo de recursos y casos de corrupción. Además, las grandes ciudades ejercen presiones sobre los recursos del Estado, lo que obstaculiza la aplicación de políticas de descentralización.

google banner


En pocas palabras

La dimensión de la desigualdad territorial y sobre todo social que subsiste en la Ciudad de México puede entenderse mejor si se considera la aglomeración de empresas en las regiones, la dinámica comercial, la actividad productiva y las relaciones sociales.

un-vistazo-a-la-desigualdad-y-el-desarrollo-urbano-en-la-ciudad-de-mexico-00
Fuente: la.network

El desarrollo, en toda la extensión de la palabra, es imposible sin la presencia de un desarrollo urbano, esto no solo por cuestiones económicas sino por la dinámica social. Esto refleja y confirma el hecho de que la Ciudad de México, al igual que muchas otras, no ha alcanzado aún resolver el problema de un desarrollo inequitativo, ya que, entre muchos otros aspectos, la dinámica de urbanización continúa presentando enormes fallas y dificultades.

De ahí que el desarrollo de políticas públicas con perspectiva regional y el fortalecimiento de programas de desarrollo urbano eficientes, se perfilen como una opción adecuada para hacer frente a los múltiples problemas de desigualdad que persistente al interior de la capital del país.