novela-de-la-revolucion-mexicana

La Novela de la Revolución Mexicana, un movimiento literario que nació de una lucha nacional

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La Revolución Mexicana fue un punto de inflexión en la vida social y política de nuestro país. Trajo cambios importantes en la sociedad que perduran actualmente, y moldeó la crítica de pensadores y novelistas que regresaron al pasado revolucionario incontables veces. Inspiró entonces a la creación de un movimiento literario que posteriormente se llamaría «Novela de la Revolución».


Un pueblo en busca del cambio: La Revolución.

Siendo la primera revolución del siglo XX, antecediendo incluso a la rusa; la Revolución Mexicana es uno de los movimientos sociales más importantes de la historia de América, dio muestra de la madurez de un pueblo que luchó por ponerle un alto a la injusticia, a la corrupción de los caciques y a la represión.

novela-revolucion
Archivo Casasola

Una clase media estancada, la dictadura, la explotación de los obreros y muchos descontentos sociales más, dieron pie a una guerra de de guerrillas en todo el territorio entre 1910 y 1917.

La confrontación no dio inicio – como tal- un 20 de noviembre, sin embargo, se conmemora como el inicio de la Revolución, pues ésta fue la fecha que destinó Francisco I. Madero en el Plan de San Luis. Asi se dió el surgimiento de un cambio cualitativo, el cual hizo posible los encuentros azarosos, heroísmos, derramamientos brutales de sangre y la unión de todo el pueblo, de Norte a Sur en una conciencia nacional.

[Te puede interesar ‘‘Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar’: una reflexión sobre la igualdad‘]


Preguntas al azar, respuestas filosóficas.

La literatura mexicana de esa época era una literatura independiente. Durante la época algunos autores expresaron desacuerdos con los caudillos y las consecuencias de sus acciones; otros más criticaron a la revolución desde sus cimientos, pues veían en ella una perpetuación de la injusticia contra la que se decía luchar; otros documentaron las vivencias de los que fueron parte durante esta cruel lucha: retrataron a los héroes, villanos, víctimas, niños, mujeres y jóvenes.

Lanzaban en su crítica preguntas al azar sobre la vida en esos momentos, hacia adentro y hacia afuera, obligándose a llegar a reflexiones filosóficas las cuales serían el medio por el cual la revolución llegaría a las futuras generaciones, leyéndola y formando parte del proceso.


La Novela de la Revolución

La lista de obras y autores para hablar de la Novela de la Revolución es larga, por ello presentamos una lista mucho más corta de los que mejor retratan éste periodo o que se vieron afectados por el mismo. Sin limitarnos a autores que participaron en el movimiento directamente, llegando incluso hasta 50 años después de haber finalizado la Revolución.

1. Los de abajo. Mariano Azuela (1916)

novela-revolucion
Portada del libro

Considerada por muchos como la primera novela de la revolución, Azuela denuncia a los políticos y militares beneficiados por el movimiento cuyos ideales se ven comprometidos conforme avanza la lucha, debido a la ambición de sus líderes.

Al trabajar como médico en uno de los campamentos de Villa, se nutrió de sus experiencias y anécdotas para escribir su obra. Por ello observamos la honestidad y sencillez de su relato a través de hechos crudos que nos acercan a quienes vivieron hace más de un siglo.

La sombra del caudillo. Martín Luis Guzmán (1929)

novela-revolucion
Portada del libro

La inspiración en un hecho histórico preciso es clara: la imposición de Plutarco Elías Calles por Álvaro Obregón como sucesor en la silla presidencial. Se convierte en una reflexión sobre la tiranía y una crítica al caudillismo y la institucionalización de la Revolución.

Debido a la naturaleza de la obra, el autor fue perseguido y desterrado, lo que hizo que la novela se publicara en España logrando también una versión fílmica en 1960, película censurada en nuestro país hasta 1990.

Al filo del agua. Agustín Yañez (1947)

novela-revolucion
Portada del libro

La cotidianidad es la protagonista de ésta novela, donde la superstición, el tabú y el fanatismo religioso le dan la espalda a lo desconocido y a lo que puede generar un cambio.

En ella podemos ver lo que era la vida en un pueblo de Jalisco de esa época, su modo de vida y como se vió afectado con la llegada de la Revolución, pero sin detenerse en el movimiento armado.

El luto humano. José Revueltas (1943)

novela-revolucion
Portada del libro

Una exploración casi existencialista en donde sus personajes no saben nada, participando en huelgas, en la Revolución y en la guerra cristera, no obtienen respuesta ni en su religión: sólo saben que mueren.

google banner

Pedro Páramo. Juan Rulfo (1955)

novela-revolucion
Portada del libro

No hay mucho que no se haya dicho de la obra cumbre de la narrativa mexicana. Y son catorce réplicas las que hacen más grandiosa la mención de su incursión en la Revolución, bellas por si solas, son simétricas y alternadas:

El Tilcuate siguió viniendo:

– Ahora somos carrancistas.
– Está bien.
– Andamos con mi general Obregón.
– Está bien.
– Allá se ha hecho la paz. Andamos sueltos
– Espera. No desarmes a tu gente. Esto no puede durar mucho.
– Se ha levantado el padre Rentería. ¿Nos vamos con él, o contra él?
– Eso ni se discute. Ponte al lado del gobierno.
– Pero si somos irregulares. Nos consideran rebeldes.
– Entonces vete a descansar. -¿Con el vuelo que llevo?
– Haz lo que quieras entonces.
– Me iré a reforzar al padrecito. Me gusta cómo gritan. Además lleva uno ganada la salvación.
– Haz lo que quieras.

La muerte de Artemio Cruz. Carlos Fuentes (1962)

novela-revolucion
Portada del libro

A punto de morir, el protagonista de ésta historia hace un recuento por su participación en la Revolución Mexicana, mientras da fé de la corrupción y la codicia que traicionaron los ideales revolucionarios.

Junto a La región más transparente (1958), se convierte en un gran retrato del México postrevolucionario y sus diferentes capas sociales. Digna de uno de los representantes del Boom Latinoamericano.

Los relámpagos de agosto. Jorge Ibargüengoitia (1964)

novela-revolucion
Portada del libro

Si Los de abajo es la primer novela de la revolución, Los relámpagos de agosto sería una antinovela de la revolución. Siendo su primer novela, hace una obra maestra con la disección del fin del conflicto, crea una sátira cruel y un fino sarcasmo con los ojos del general Arroyo, personificación del caudillismo.

Los recuerdos del porvenir. Elena Garro (1963)

novela-revolucion
Portada del libro

Narrada por el propio pueblo y la voz de sus habitantes, nos presenta el descontento por el orden postrevolucionario y la desgracia de la guerra cristera.

Una historia de amor se convierte en la trama principal, pero el contexto la hace una novela de corte histórico a pesar de haber en sus páginas muchas situaciones cercanas al realismo mágico.