el-cine-en-las-relaciones-internacionales

Películas que NO contaron la historia como realmente pasó

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El mundo cinematográfico ha ido cobrando importancia en los últimos años para los estudiosos de lo internacional, pues las películas centradas en eventos específicos de las relaciones internacionales son otra manera de informar a los ciudadanos sobre el acontecer internacional. Sin embargo, este esquema de información presenta algunas desventajas: por ejemplo, la sociedad civil en algunas ocasiones se queda con las ideas presentadas en estas películas, ya sea por falta de tiempo para ahondar más en los temas o simplemente por desinterés.

De esta manera el cine desempeña un papel de suma importancia al educar a generaciones con relación a los temas internacionales. Lo anterior es delicado, pues Estados Unidos aprovechando su proyección internacional logró vender el estilo de vida americano (american way of live) y, de paso, establecer sus ideas y valores, amén del fomento de sus intereses a la mayor parte de Occidente: durante la Guerra Fría el cine sirvió a la Unión Americana para fomentar la idea de que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas estaba habitada por mafiosos. A pesar del cambio de enemigos —ahora terroristas— la mecánica hasta el día de hoy sigue siendo la misma.

Por ello, el día de hoy revisaremos cintas que, en la mayor parte de los casos, sólo contaron sucesos históricos a medias, cambiaron la participación de los protagonistas creando héroes distintos a los reales. También se incluye un trabajo cinematográfico que aportó un nuevo elemento de representación para su trama central/caso de estudio.

1. ‘Hotel Rwanda’ (2004), de Terry George (Irlanda del Norte)

hotel rwanda 1

Hotel Rwanda se centra en el genocidio de Ruanda entre hutus y tutsis, específicamente en cómo vive la crisis el administrador del hotel Paul Rusesabagina al intentar defender a su familia (la cuál es tutsi) y las acciones que debe tomar al ver como Francia al intervenir sólo se lleva a las personas de nacionalidad europea, abandonando a los nacionales del país a su suerte. Lo anterior no es tan conocido por el grueso de la comunidad internacional, pero antes de los 100 días de terror, los cascos azules abandonaron el lugar y las tropas buscaron llevarse únicamente a sus nacionales. Fue un acierto de la cinta el mostrar esta, para muchos incómoda, realidad.

[Te podría interesar: ‘Tilda Swinton, una de las actrices más camaleónicas de Hollywood‘]


2. ‘El dictador’ (2012), de Larry Charles (Estados Unidos)

el dictador

Existen películas que se burlan de ciertos personajes y países, pues conviene a los intereses del Estado de residencia o de nacimiento de directores y productores, amén de ser una buena forma para conseguir mayor financiamiento. Tal es el caso de El dictador, obra que presenta al general Shabazz Aladeen como gobernante de un país árabe ficticio. La peculiaridad de este personaje es ser una encarnación de los estereotipos occidentales sobre los países de Asia Sudoccidental: el dictador tiene una escolta exclusivamente femenina para su defensa, demuestra su odio hacia Occidente al negarse a vender el petróleo de su país, disfruta viendo ejecuciones de estadounidenses por televisión, tiene una pistola de oro, un acento marcado y un largo etcétera.


3. ‘Una loca entrevista’ (2014), de Seth Rogen y Evan Goldberg (Canadá)

una loca entrevista

Otras veces las películas tienen como estrategia publicitaria el generar polémica para lograr mayor recaudación en taquilla. Tal parece que ese es el caso de Una loca entrevista, cinta cuyo lanzamiento y promoción se vieron afectadas aparentemente por el hackeo hecho a Sony presuntamente por ciudadanos de la República Popular Democrática de Corea, pues la película se burla de Kim Jon Un. Cabe resaltar que Estados Unidos y Corea del Norte siempre han mantenido relaciones tensas, llegando incluso a amenazas de posible confrontación, por lo que el filme en cuestión sirvió para aumentar la presión entre ambos países.


4. ‘Capitán Phillips’ (2013), de Paul Grengrass (Reino Unido)

captain phillips

Incluso las películas consideradas fidedignas por sus directores al narrar acontecimientos internacionales no están exentas de polémica. Ejemplo de ello es la cinta Capitán Philliphs, la cual recrea los acontecimientos entre la tripulación del MV Maersk Alabama y piratas somalíes. Si bien es cierto el filme sirvió para dar a conocer la situación de la piratería que ocurre hasta el día de hoy en el Golfo de Adén (así como la importancia geopolítica de este), es acusada por miembros de la tripulación de ser inexacta y de narrar una historia diferente a la vivida por ellos.


5. ‘La caída del Halcón Negro’ (2002), de Ridley Scott (Reino Unido)

la caida del alcon negro

La caída del Alcon Negro, revive el fracaso de una Operación de Mantenimiento de la Paz estadounidense, la cual terminó en el derribo de dos helicópteros black hawk. Sin embargo, es considerada por algunas asociaciones civiles somalíes, entre ellas Somali Justice Advocacy Center, como ridiculizadora al mostrar a los somalíes como salvajes. Otros consideran absurdo el nombre dado al filme poniendo más énfasis en la perdida de los dos helicópteros en lugar de las vidas de civiles.

En resumen, los países que son capaces de producir películas y exportarlas al resto del mundo con éxito comercial implantan su cosmovisión del mundo y ciertos acontecimientos clave sobre eventos históricos, aunque o sean históricamente fidedignos. ¿Conoces alguna película que ponga el énfasis en evento internacionales pero que no sea precisa históricamente?  Cuéntanos en los comentarios.