libros-relaciones-toxicas

Los libros que romantizan las relaciones tóxicas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Desde que comencé a hacerme fanático de la literatura hace más años de los que me gustaría admitir públicamente, me topé con grandes historias que en su momento me hicieron sentir y soñar con el encontrar un amor como el que habitaba las páginas de aquellos libros. Quizá, la ingenuidad y la inquietante necesidad de sentirlo, te obligan a ver el lado bonito y rosa de la situación, justo como hace el amor en nuestra vida diaria, pero, ¿qué hay de romántico en esas historias que hicieron suspirar a más de uno?

La siguiente lista de libros, son historias que van más allá y romantizan la idea de una relación con conductas poco sanas, puesto que son tratadas como algo normal e incluso ideales. Suena duro, pero es la verdad. Es como ver más allá de su superficie e irse al fondo para analizarlas con los duros ojos de la realidad. Muchas están escritas en el mismo nombre del amor, listo para vencer cualquier barrera pero, ¿es así como debería ser?

Prepárate para conocer lo que hay detrás de las sagas románticas más exitosas de la última década —y un poquito más—.


1. Saga Crepúsculo – Stephenie Meyer.

 

Lo bueno de hablar de una saga tan popular, tanto en el cine como en la literatura, es que nos podemos ahorrar un poco el resumen de la historia, en el que básicamente tenemos un vampiro enamorado de una humana con un hombre lobo en medio para completar la tensión romántica y un trío bastante extraño.

Fuera del estilo literario o de los vampiros algo extraños que nos presenta esta autora —porque claro, brillan a la luz del sol en lugar de morir— es el analizar la relación que hay entre Bella y Edward: ¿realmente era amor?

No sé, a mis veintisiete años, diría que no. Pero ¡hey! Cuando lo leí a los 15, moría a cada palabra y en cada libro sin pensar más que en el hecho que era una historia romántica con trabas y problemas para llevarlos al inevitable final feliz, pero, ¿qué tuvo que pasar para que esa felicidad llegara?

Bueno, aquí tenemos desde control de amistades y visitas familiares, hasta dependencia emocional —por ambas partes—, chantajes, superioridad e inferioridad que cambian de personaje a personaje según se desarrolle la trama, condicionamientos de conducta, celopatía, dos hombres tremendamente posesivos y por demás dominantes… ¿dónde diantres está el amor? ¿o nos están diciendo que este es el amor al que hay que aspirar? ¿se debe perder la personalidad y los objetivos personales para estar con alguien?

Regresa unos años en el tiempo y piénsalo, seguro ya no te parece tan romántica la cosa como hace casi quince años.  


2. Trilogía de Cincuenta Sombras – E.L. James.

libros parecidos a 50 sombras de grey

Pongamos las cosas así: una chica inocente e ingenua, un hombre multimillonario y misterioso. ¿A que sí suena a la pareja del año, no? Pues bueno, Anastasia Steele y Christian Grey con los protagonistas de esta historia.

Aquí el punto no es sólo el tema sexual y erótico —no sé si siga siendo controversial, pero en su tiempo lo fue sobre las conductas BDSM que aborda el libro— sino que esto nos lo presentan como una historia de amor. O sea, un hombre, por su condición y conductas sexuales, disfruta de someter y controlar la vida de otra persona —es decir, el amo y la sumisa— con el giro de tuerca que el enigmático multimillonario decide cambiar su vida  por estar al lado de Anastasia, sin embargo, los celos y el control son constantemente ingredientes dentro de la historia, así como las otras situaciones que ella debe aceptar con tal de estar con él —y que en el fondo, ella siempre supo que no eran correctas—.

[Te puede interesar ‘‘We Are Chaos’, el regreso de Marilyn Manson‘]

Sí, también me emocioné y devoré los cinco libros de la saga (la trilogía original y los dos libros publicados desde la perspectiva de Christian) sin embargo, ¡esto no es una relación sana! ¿Quién, en su sano juicio, transformaría toda su vida y aceptaría cosas que le hacen sentir mal a favor de estar con un hombre?

Como lectura emocionante —e incluso quizá hasta excitante— estoy de acuerdo con ella pero… ¿novela romántica? No, señores.

No hay que confundirnos.


3. Saga After – Anna Todd.

maxresdefault 1

Nos cuenta la historia de Tessa, una chica a punto de entrar a la universidad a la que podríamos llamar “una niña bien”: buena familia, estudiosa, responsable y tranquila… hasta que conoce a Hardin —ya saben: el típico rebelde sin causa, tremendamente guapo y por demás problemático en todos los círculos de su vida—con quien empieza una relación sentimental por una apuesta con el fin de ser el primero en llevársela a la cama. Sí, una apuesta (¿es neta?). Y el problema radica justo en eso: Tessa está tremendamente enamorada y Harding… quizá no tanto (aunque claro, después descubrimos que sí (oh, sí spoiler), y que el ingrediente que los mantiene unidos es la dosis de adrenalina bastante peculiar. Así que, la cuestión se reduce a: ¿qué tiene que aguantar una persona para descubrir que otra persona está enamorada de ella?

Porque claro, Hardin cambia al final, pero, ¿a qué costo? Puesto que, para retenerla, utiliza el sexo como carnada y evidentemente genera un lazo de codependencia emocional poco sana.

Además, ¡dios! El hecho de que alguien llegue a nuestra vida para limitar nuestros sueños y aspiraciones —porque que Tessa sabe a donde quiere llegar y cuáles son sus objetivos— pero Harvin es constantemente su freno con celos, chantaje y el famoso “sin ti no soy nada” o “no puedo vivir sin ti”. Y quien, por cierto, le limita las amistades, además de que constantemente nos sumergimos en el dolor de la protagonista por todas las acciones de su “novio” y se le va la vida buscando resolverle todos sus asuntos.

El maltrato en esta novela no es físico, lo es a través del control, el que te hagan sentir inferior o poco especial, se reducen al hecho que también lastiman y sí, digan lo que digan, eso es violencia. ¿Hasta dónde vale la pena “aguantar“ —si es que el amor se trata de aguantar— por estar con alguien?

El lío radica en que, como la historia tiene el final feliz en el que Hardin descubre que Tessa sí es el amor de su vida y decide cambiar, ¿qué tuvo que sacrificar ella para llegar ahí? ¿Tiene que ser así la vida? ¡NO!

Ojo, no siempre porque esté en un libro es correcto o está bien, ¿o me equivoco?


4. Saga Maravilloso Desastre – Jamie McGuire.

bilogia maravilloso desastre

Misma fórmula (sí, bien innovador. Ya sé.) de chica “buena e ingenua” y el típico bad boy en una escuela americana. Y lo digo entre comillas porque ese es el plot twist de esta historia: Abby no es la típica chica de novela romántica, sino que también tiene oscuros (y muy desesperantes) secretos que se van revelando a lo largo de la trama y se terminan entrelazando con los de Travis Maddox para llevarlos a su “máxima prueba de amor” —en la que claro, todo sale bien hasta el final. ¡Oops! Otro spoiler—.

google banner

Este es el combo de pareja tóxica por excelencia, en el que ninguno tiene reparos en lastimar al otro para arrepentirse al segundo siguiente y entregarse a las mieles de un amor desenfrenado, y quizá desde el título es algo de lo que podemos darnos cuenta: ambos son un desastre, pero logran transformarlo en algo “maravilloso”. Aunque en realidad no sé que tenga de maravilloso el mentir, celar, controlar y poseer a otra persona. Menos aún cuando recién se conocen y en eso fundamentan su relación.

Es, en otras palabras, una relación amor-odio que se transforma y aunque al final termina bien, el desarrollo de la historia no tiene nada de sano —pero sí mucho de emocionante, déjenme decirles—.

Sí, sí, lo entiendo. Lo que buscan muchas veces transmitir —o al menos así me gusta pensarlo— es la fuerza del amor por sobre los defectos, pero ¿así debería ser en la vida real?


5.  Orgullo y Prejuicio – Jane Austen.

Orgullo Resena 1200x675 1

Okay. En más de una ocasión y desde que leí el libro, me quedé con la loca idea de que Mr. Darsy era el padre de todos los anteriormente nombrados: un hombre ridículamente atractivo y de alcurnia, petulante y grosero que en el último minuto cambió por amor. Así que considero esta obra clásica de la literatura como la madre de todas las demás. Y es que va casi por el mismo ritmo: una mujer que dice no querer el amor y tener más aspiraciones que sólo ser la mujer de X, empieza a sentir interés por este hombre que primero la mira con interés para después dejar a nuestra protagonista sumida en el dolor y la miseria hasta que él vuelve a parecer y sólo Dios sabe qué otros estragos pueda causarle.

Y sí, claro que lo entiendo: la obra está escrita en otra época y en otras circunstancias que ahora nos parecerían ridículas y hasta fuera de ética (como el papel y percepción de la mujer en la sociedad) sin embargo, la idea sigue siendo la misma: la romanización de una conquista poco sana.

Porque todas dicen: ¡yo quiero un Mr. Darcy! Y yo pienso: ¡NO! Es decir, yo creo que todos y todas alguna vez pasamos por la etapa de querer “salvar” o “cambiar” de quien te enamoras para hacerlo una persona de bien pero, ¡en la vida real no es así! Nadie cambia a menos que quiera cambiar y a veces (y por más triste que suene) el amor no siempre es suficiente.

No, no necesitas un Mr. Darcy en tu vida. Lamento decírtelo.


¿Qué novela crees que se debería encontrar en este conteo?

Lo importante es comprender a estas historias como lo que son: ficción. No como ideales, no como nada que no sea una historia creada para entretener, pero sobre todo, ser cautelosos de las manos a las que llegan. La literatura tiene la magia de hacernos creer que algo como lo que se escribe ahí puede pasar… ¡y la verdad es que merecemos más y mucho mejor que eso!

Déjame saber cuáles has leído.

comparte la nota
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
notas relacionadas