Mean-Girls-Chick-Flicks

‘Mean Girls’, la obra maestra del género Chick Flicks

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Si les pido pensar en ‘Mean Girls’, seguramente no la ubicarán como una de las grandes joyas en la historia de la cinematografía y si concuerdan, bueno pues déjenme decirles queridos lectores que seguramente están siendo unos chicos o chicas pesadas.

Los “chick flicks” un término con el que no estoy muy de acuerdo es una sub-clasificación de las películas románticas de adolescentes, por lo general el rol protagónico lo tiene una mujer entre los 15 y 17 años y el tema central es el amor, algunos críticos han encontrado este término un tanto despectivo y quizás tengan razón, pues en algunas ocasiones se usa de forma peyorativa, primero para encasillar y decir que este tipo de films sólo le gustan a las mujeres y en segundo lugar para tacharlas de comedias ligeras y simplonas sin mensaje.

Mean Girls

Pero bueno, términos aparte, sin tratar de emitir juicios, entendamos que Mean Girls no solo es una “Chick flick”, es LA Chick Flick, una película que logró retomar las convenciones, renovarlas y sentar nuevos elementos que funcionarían para inspirar otras películas; justo como hicieran otras grandes joyas que re definieron sus géneros.

Hace ya 15 años que se estrenó Mean Girls, para ser más exactos el 30 de abril de 2004 llegó a los cines esta película estelarizada por Lindsey Lohan en la cumbre de su fama, dirigida por Mark Waters y con un guion de Tina Fey.

Como toda buena película que alcanza el status de culto, tiene su propio día fijado por alguna parte emblemática, el “Mean Girls Day” tiene su origen en la escena donde “Aaron Samuels” (Jonathan Bennett) le pregunta a “Cady Heron” (Lohan) si sabía qué día era, y ella responde que 3 de octubre, iniciando así la conmemoración.

En este tipo de historias, la protagonista es casi siempre una chica extraña o normal, pero para nada popular que se enamora del chico más deseado de la escuela, esto le traerá sufrimiento a nuestra protagonista, ya sea a manos del grupo idolatrado (guapos y ricos) que la terminarán humillando y que casi siempre están guiados por alguna enemiga específica que representa todo lo que no puede ser.

[Te podría interesar: ‘‘Tenemos que hablar de Kevin’, la historia de un adolescente psicópata‘]

En Mean Girls se le da un giro interesante a esta dinámica, Cady acaba de regresar de África, sus habilidades sociales son pocas, se ha enamorado de Aaron Samuels y sus únicos amigos son los más “raros de la escuela”, hasta aquí los convencionalismos van en orden, pero por azares, termina siendo aceptada dentro del grupo al que toda la escuela odia e idolatra al mismo tiempo; “las plásticas”.

Mean Girls

Aquí notamos un giro interesante que rompe con los clichés, ya que la protagonista ahora es parte de ese mundo que otras heroínas detestarían, pero lo hace con una intención, el de funcionar como el arma de venganza de sus amigos frikis, sin embargo, hay otro giro interesante, pues Cady terminará siendo más plástica de lo que había pensado, frívola, desleal y superflua.

Aquí no está de más hablar del personaje de Regina George, pues una película es tan buena como su antagonista y en este caso sería difícil encontrar a una “villana” tan amenazante como la abeja reina, pues tiene poder, belleza, seguidores y es hasta maquiavélica, además de que ya daba indicios de la gran actriz en que se convertiría Rachel McAdams.

Mean Girls

La película y la transición de Cady Heron es comparable a cualquier travesía de los héroes más recordados de cualquier historia, pues se mete en las caverna del tejido social popular de la preparatoria estadounidense para matar (simbólicamente) al monstruo que representa Regina George y termina convirtiéndose justo en lo que desprecia.

Después de que el plan de vengarse de Regina es revelado y que sale a la luz un libro que lanza acusaciones y calumnias en contra de toda la escuela, incluida la maestra Norbury, interpretada por Tina Fey, Cady halla su momento más oscuro al quedarse sola y darse cuenta que ha traicionado a su verdadero ser.

Como todo gran héroe o heroína nuestra protagonista asume la consecuencia de sus actos y en el más puro estilo del género, hace el sacrificio de la dignidad en una arena pública, en este caso, el baile de graduación en donde reconoce a Regina por sus cualidades, pide perdón por el daño que ocasionó y se reconcilia con sus amigos y logra el amor con Aaron, saliendo triunfante de la dura prueba que significa la escuela.

mean girls

Se han hecho escritos y análisis de la película sobre la manera en que refleja casi de forma antropológica los ritos y costumbres de la población de las preparatorias, que ya desde el 2004 y mucho antes requería atención y que en nuestros días ha estallado bajo el fenómeno del bullying. Mean Girls pone énfasis en los riesgos de la calumnia, el señalamiento y la soledad a la que se pueden someter los adolescentes.

Incluso la idea original surgió como un ejercicio antropológico en el que Tina Fey leyó el libro de Rosalind Wiseman titulado “Queen Bees y Wannabes: Ayudando a tu hija a sobrevivir los grupitos, los chismes, los novios y otras realidades de la adolescencia”. Suena a un libro útil ¿no? Después de eso, Fey, diseccionó los comportamientos dentro de la cafetería escolar, identificando grupos, nichos, dinámicas donde se ejerce el poder y hasta roles muy definidos como el de la “abeja reina”, “la mensajera”, la complaciente, etcétera y lo tradujo en una película cuyo objetivo es ayudar a los jóvenes a pasar ese trago amargo.

El mensaje es poderoso, y lo podríamos resumir en “ten cuidado a quien enjuicias por que te puedes convertir en eso que odias” o como ustedes prefieran, pero al final la película deja un testimonio valioso sobre el respeto y la tolerancia que convierte a Mean Girls en una película más profunda de lo que puede mostrar a simple vista.

Divertida, con un gran ritmo, buenas actuaciones, pero sobre todo con un guion fenomenal y una moraleja interesante, Mean Girls es una película tan vigente que a 15 años de su estreno es una recomendación garantizada.