jackson-pollock-artista-caos-licidez-arte

Jackson Pollock, entre el caos y la lucidez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Controversial, agresivo, libre, insoportable, genio, alcohólico, rebelde… El pintor Jackson Pollock fue uno de los artistas más importantes del siglo pasado en el escenario cultural estadounidense, un individuo atormentado en la cumbre del éxito artístico, líder del movimiento vanguardista más importante de América del Norte: el expresionismo abstracto.

Nació el 28 de enero de 1912, en la ciudad de Cody (Wyoming), el menor de 5 hijos en un hogar problemático. En 1928 el joven Pollock y su familia se mudaron a Los Ángeles, Estados Unidos, donde se matriculó en la Manual Arts High School y posteriormente se trasladó a Nueva York para ingresar a la Art Studen League.

En sus inicios, era un pintor figurativo por influencia de sus maestros, aunque sus compañeros —e incluso él mismo— decían que era un pésimo dibujante y que tendría mejor suerte si se dedicara al tenis o a la fontanería. Sin embargo, Pollock estaba completamente convencido de que su destino era ser un artista, según él, era algo que llevaba por dentro.

Aún con su férrea convicción, la vida de este pintor estuvo marcada por la frustración, la desesperanza y la depresión. Reflejo de ello fue su juventud que transcurrió entre el insomnio, las borracheras, los juegos de azar y las prostitutas.

Autorretrato-Jackon Pollock-Pintor-Artista-Expresionismo Abstracto-Vanguardias
Autorretrato de Jackson Pollock, 1930-1933

Influencias artísticas

En este periodo sintió gran interés por el trabajo de los pintores muralistas mexicanos, de hecho entre 1936 y 1937 fue alumno en el taller de David Alfaro Siqueiros, a quién admiraba profundamente y debe gran parte de su proceso creativo. En dicho taller se experimentaba con el uso del aerógrafo y pintura sintética industrial. Ya en ese entonces Siqueiros usaba técnicas como el goteo y las salpicaduras en la pintura, técnicas que acuñó bajo el término “accidente controlado” para hacer referencia al lugar del inconsciente en la creatividad artística. Además, incitaba el uso del cuerpo entero en una especie de ritual que daba comienzo a una obra, estás técnicas y muchas de las ideas del pintor mexicano influyeron y determinaron el particular estilo que posteriormente le daría un reconocimiento estratosférico a Pollock.

Otra influencia interesante en su obra fueron los indios norteamericanos, en 1923 había explorado las ruinas indias de Phoenix en Arizona donde conoció las pinturas de arena que realizaban los nativos en el piso y con las cuales quedó impresionado. En una ocasión se expresó de la siguiente manera respecto a estas pinturas:

«Los indios se comportan como verdaderos pintores, por su aptitud para elegir las imágenes apropiadas su comprensión de lo que hace el tema, la materia de la pintura. Su color está esencialmente ligado al oeste, pero su visión tiene la universalidad que está en la base de todo arte verdadero.»

Pinturas de arena-Jackson Pollock-Pintor-Artista-Expresionismo Abstracto
Pinturas de arena de los Navajo

En la década de los treinta empezó a interesarse por la abstracción y pintó bajo la influencia de Picasso, el movimiento surrealista y el psicoanálisis jungiano —mismo que usó como terapia contra su alcoholismo—. Estas influencias se deben a que en aquel período muchos artistas e intelectuales huían de Europa a causa de la Segunda Guerra Mundial y el centro del mundo del arte se trasladó de París a Nueva York.

El estilo de Pollock

A partir de 1947 su pintura se tornó totalmente abstracta y realizada sobre enormes lienzos implementando las técnicas del dripping y el action painting. Pollock no usaba caballete, colocaba una gran tela sobre el piso y comenzaba a lanzar pintura con palos, pinceles, pañuelos, latas, sus manos o cualquier clase de herramienta; se desplazaba de un lado a otro, de arriba abajo, alrededor e incluso por encima del lienzo.

Pintando-Jackson Pollock-Pintor-Artista-Expresionismo Abstracto
Jackson Pollock pintando

«[…] Prácticamente nunca tenso la tela antes de pintarla. Prefiero pegar la tela sin enmarcar al muro o al suelo. Necesito la resistencia de una superficie dura. En el suelo me encuentro más a mi aire. Me siento más cercano al cuadro, me parece formar parte de él, ya que así puedo andar alrededor, trabajar por los cuatro lados y literalmente ponerme dentro…»

Cuando Pollock pintaba se sumergía en un ritual salvaje lleno de movimiento y furia pero también de lucidez y concentración extrema, nada en sus pinturas era involuntario pero tampoco planeado, las obras de este pintor se desarrollaban en un limbo entre lo deliberado y lo caótico, lo que pareciera ser la expresión misma de la naturaleza: un devenir accidental en el que interviene la organización y la estructura.

La pintura parece ser una especie de lucha interior para Pollock, por momentos se retira de la tela, la contempla pasivamente, deambula alrededor; en cierto momento la claridad reemplazan su semblante reflexivo y se lanza contra el lienzo determinadamente. Los movimientos del cuerpo de Pollock eran precisos como una máquina e impetuosos como una tempestad, de los brazos del pintor caen lineas, manchas, lluvia y ráfagas de color conformando una obra anárquica que recuerda el caos del universo y el misterioso espíritu que se esconde en sus entrañas.

no. 32, 1949-Jackson Pollock-Pintor-Artista-Expresionismo Abstracto
No. 32, 1949

«Permanezco sin hacer nada ante la superficie vacía hasta que noto un exceso de energía dentro de mí y luego salto al cuadro. Entonces todo el infierno se desata y yo me enfurezco […] Destrozo la superficie, su gloriosa blancura, y en el mismo movimiento destrozo el viejo orden, el mundo, lo conduzco hacia su ruina, aunque también se podría decir que hacia su perfección.»

El resultado, más que una obra conclusa, parece un vestigio, una huella del movimiento y el tránsito, la pintura de Pollock es la evidencia remanente de una explosión de vida. Y es que, precisamente, a este artista le interesaba más el proceso de pintar que la obra concluida.

Lucifer-Jackson Pollock-Pintor-Artista-Expresionismo Abstracto
Lucifer

El estilo artístico de Pollock es resultado de múltiples experiencias en su vida, de la influencia de los artistas a quien él admiró y también de su propia personalidad: cuando estaba sobrio Pollock era una persona tranquila y reservada pero cuando estaba borracho era un hombre violento e impredecible. Su arte era similar a su persona.

Dripping-Jackson Pollock-Pintor-Artista-Expresionismo Abstracto

El artista y la guerra

No es difícil imaginar que en un principio su trabajo —y la vanguardia artística en general— no fue bien recibido por el público y por la crítica en Estados Unidos, sin embargo poco a poco se fue ganando la aceptación y el prestigio que hoy ostentan. Pollock exaltaba el estandarte de la libertad creativa y el libre pensamiento, idea muy acorde con los ideales del gobierno Estadounidense y que, por cierto, coincidió con el fin de la Segunda Guerra Mundial y el advenimiento de la Guerra Fría, por lo que el gobierno de EU se enfrascó en una campaña de promoción de sus artistas nacionales, aquellos que enarbolaban el espíritu de la afirmación individual y libre —en contraposición al realismo socialista de los países comunistas que promovieron la colectividad con un estilo preponderantemente figurativo—.

Así, como resultado de su contexto político y de un talento artístico trascendente, Pollock pasó a la historia como uno de los más grandes pintores de Norteamérica y del mundo.

Personaje mitificado de la cultura Estadounidense, en 1956 Pollock sufrió un accidente automovilístico que terminaría con su vida tras salir de una fiesta acompañado por dos mujeres, totalmente alcoholizado.