cuando-el-tiempo-nos-alcance

‘Cuando el destino nos alcance’, una imagen futurista y poco alentadora

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El pasado lunes se produjo una falla en el servidor de las aplicaciones, Whatsapp, Facebook e Instagram; dejando  de esta manera sin conexión digital a todo el mundo por alrededor de unas 8 horas, dicha falla denotó la importancia que juegan las redes sociales en nuestro día con día, y es que el ser humano ante la evolución y modernidad ha trasformado su entorno en uno mucho más práctico y digital. No obstante, lo que pareció una pequeña desconexión social, dio como resultado el descontento por parte de los usuarios, como una ola de memes para el creador y director de estas mismas, Mark Zuckerberg, quien con dicho error tuvo una pérdida de 7 mil millones de dólares. No cabe duda, que algo tan banal y trivial como el congelamiento de comunicación digital, hoy en día es de suma importancia al ser parte de nuestra actividad rutinaria, y más ahora que nuestras tareas profesionales están centradas en el uso de estas herramientas.

Los avances tecnológicos son parte de nuestra historia y evolución humana, así como en su tiempo fue la revolución industrial, donde hubo una sustitución del ser humano con la producción en masas por parte de las maquinas, es así como hoy en día el mundo digital  se vuelve una necesidad más que un lujo por parte de la modernidad, sin embargo, estos avances han sido un arma de doble filo, ya que como nos han ayudado a sistematizar nuestras tareas cotidianas, de igual manera nos ha vuelto esclavos de una red digital capaz de engancharnos y absorbernos de nuestra realidad. Dicha codependencia, debería hacer que nos cuestionemos sobre nuestro futuro y el destino que le depara a la especia humana.

El cine y su visión de la ciencia ficción

En el camino del séptimo arte diversas películas se han enfocado en retratar un posible futuro de nuestra sociedad, muchas de ellas aunque parecen poco probables, alocada o extremistas, no dejan de ser un hipótesis hacia el desarrollo de nuestro mundo. Algunos de estos filmes son: ‘El precio del mañana’ (2011), ‘Yo, robot’ (2004) ‘La familia Mitchell vs las maquinas’ (2021) ‘Gattaca’ (1997), ‘Existenz’ (1999), solo por mencionar algunas, sin embargo, dicho tópico lo veremos en múltiples proyectos audiovisuales, y es que la crítica a nuestro entorno moderno siempre será un tema con mucha moraleja y enseñanza al espectador.

En el año 1973 hubo un filme que logró condecorarse con premios y aplausos, esto debido al gran impacto que tuvo sobre la audiencia. ‘Cuando el destino nos alcance’ o ‘Soylent Green’ por su título original en inglés, fue una cinta futurista que revoluciono el género de ciencia ficción, siendo incluso un refuerzo de cultura popular en diversas series y películas de años más recientes, ejemplos de estos serían: Futurama, Los Simpsons y Cloud Atlas.

Richard Fleischer, un hombre de muchas facetas

cuando el destino nos alcance 01
Fuente: cineforever.com

La cinta fue dirigida por Richard Fleischer, un director estadounidense reconocido por su versatilidad a la hora escoger un género fílmico, y es que Richard le gustó jugar con diferentes estilos y temas cuando se ponía a filmar. Fleischer a lo largo de su carrera estuvo a cargo de múltiples proyectos como: “20.000 leguas de viaje submarino” (1954), “Los vikingos” (1958), “Impulso criminal” (1959),  “Barrabás” (1962), “Viaje alucinante” (1966), “Doctor Dolittle” (1967),”Tora! Tora! Tora!” (1970), “Fuga sin fin” (1971), “El príncipe y el mendigo” (1978) “The jazz Singer” (1980) y muchas otras más. Siendo galardonado en 1948 con el Oscar de mejor documental largo por su obra “Design for death”.

Cuando el destino nos alcance está protagonizada por grandes actores de esa época, como: Charlton Heston, Leigh Taylor-Young,  Edward G. Robinson, Chuck Connors  y Brock Peters.

[Te podría interesar: ‘Girl Power: heroínas ícono del cine‘]

Cuando el destino nos alcance un retrato con pocas esperanzas

La historia nos narra la vida del detective Thorn (Heston) que vive acompañado de un hombre mayor, Sol, (Robinson) ambos son la dupla perfecta a la hora resolver un caso, Thorn es la fuerza física mientras que Sol, siendo el más grande es la cabeza e inteligencia detrás. La historia está ambientada en Nueva York, en el año 2022, una época donde se ve todo perdido para la humanidad,  una parte de esto es la desigualdad económica, teniendo como resultado una pobreza extrema dejando a más de la mitad de la población en situación de calle y con muchas probabilidades de muerte, sin embargo, el tema más crucial es el desabasto de recursos naturales, ya que en este futuro se muestra un mundo, donde ya no hay plantas, animales, ningún recursos natural y vital para el ser humano. Esta escases deja como resultado la falta de alimento, y el humano decide inventar su propia comida a base de algas y pocos recursos que aún viven en el planeta, titulado SOYLENT, unas pequeñas barras de colores, rojas, amarillas y su nueva adquisición el soylent verde.

cuando el destino nos alcance 02

Un día, Thorn es llamado para investigar un homicidio en una de las zonas más lujosas de la ciudad, un hombre de alto rango y parte del comité de la empresa Soylent fue brutalmente asesinado y lo peor es que no había rasgos de defensa por parte de la víctima. Esto llevara  Thorn y a Sol, a encontrar la razón detrás de semejante barbaridad, no obstante, durante su indagación Thorn se involucra emocionalmente con el accesorio (mujer de compañía) (Taylor-Young) del hombre adinerado que ahora yace muerto, por otro lado Sol, descubre algo interesante entre los escritos de la víctima, eso lo llevara a una verdad, cruel e inhumana que esconde el dichoso alimento soylent verde.

cuando el destino no alcance 03

La película nos narra la decadencia de la humanidad en todos los sentidos posibles, y es que aunque la cinta fue realizada en 1973, Fleischer proponía una visión futurista y un posible resultado a nuestra existencia. El filme busca exhortar al espectador a cuidar del planeta tierra, como a no dejar llevarnos por los cambios bruscos de la sociedad, ya que estos mismos serán nuestra propia destrucción, y es que si uno no es consciente de  las acciones de día con día, al final solo podemos esperar que el destino nos alcance.