wish-app

‘Wish’, la aplicación que se hizo millonaria vendiendo cosas absurdas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Entras a Facebook, compartes un meme y das algunos likes a tus amigos. Sigues bajando en tu inicio y encuentras publicidad de algunos objetos extraños: un traje de plástico negro con cierre en las nalgas, un calzón masculino con forma de elefante, una cangurera con estampado realista de barriga peluda y un rectángulo de plástico que puedes exprimir como si fueran barros. ¿De dónde salieron esos productos? ¿Quién los vende? ¿Por qué son tan baratos?

Nacimiento de Wish

En el año 2010, Peter Szulczewski y Danny Zhang, graduados de la Universidad de Waterloo, trabajaban como programadores para Google y Yahoo, respectivamente, pero intentaron ir más allá de sus empleos, así que idearon y fundaron ContextLogic, una página dedicada a dar recomendaciones de tecnología a un público específico acostumbrado a consumir esos productos para competir con Google AdSense.

wish-app-shop-crea-cuervos.jpg

Tres años después, y luego de varios tropiezos en el mundo de la publicidad en línea, crearon una aplicación para teléfonos móviles que tenía como finalidad hacer wish-list con imágenes de productos que podrían interesarles a los usuarios. De esta manera nació Wish, aunque no vendían nada aún.

[Te podría interesar: ‘‘Capsula Mundi’, el proyecto que propone convertir a los muertos en árboles‘]

Despegue de Wish

Para hacer crecer esta aplicación, utilizaron un algoritmo muy específico para cada usuario y un método de notificaciones en el celular para recomendar los productos. De esta manera se dieron cuenta que las personas no buscaban artículos costosos o de marcas reconocidas, sino que se inclinaban por productos baratos, casi siempre procedentes de China.

Con el pasar del tiempo, el equipo de Wish comenzó a notar esa tendencia, por lo cual iniciaron negocios directamente con los vendedores chinos, a quienes les expusieron la cantidad de clientes que las empresas obtenían a través de ellos. Así consiguieron las inversiones para la app.

 

Poco después, Wish se estableció como una app de comercio online donde la mayoría de sus productos eran chinos. Debido a esto lanzaron al mercado productos con precios muy bajos, lo cual les otorgaba una gran fortaleza en el mercado, pero también consolidaron una gran debilidad: los tiempos de entrega eran muy prolongados.

La fama y la fortuna de Wish

En sus inicios, Wish recibía el pedido en la app y solicitaba los productos directamente con las empresas, lo cual mantenía los precios bajos. Los fundadores explicaron por qué, a pesar de la distancia, los envíos también eran, y son, muy baratos:

«Enviamos cosas pequeñas, no televisores, motocicletas o bicicletas. Y resulta que es relativamente barato hacer eso. Incluso por aire, costaría $ 1 o $ 2 (dólares) a menos que el artículo sea inusualmente pesado o grande. [En gran medida confiamos en una asociación entre el USPS y China llamada ePacket.] Creo que la mayoría de los países tienen este tipo de tratos. No estoy seguro de qué porcentaje de nuestros productos usa el programa, pero es realmente eficiente. Todo se envía por vía aérea y es sorprendentemente rentable»

Para 2015, Wish ya contaba con más de 31 millones de usuarios activos al mes. Actualmente, obtienen el 15% de cada compra, además de que invierten más de 100 millones de dólares en publicidad para Facebook, es una empresa que busca valuarse en 3 billones de dólares.