jitanjafora-poesia-letras

Jitanjáfora: la poesía donde nada es lo que parece

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La poesía, una de las manifestaciones artísticas a la que muchos escritores recurren a la hora de expresar y plasmar sentimientos y pensamientos; sin importar que sean negativos o positivos, los poemas están ahí, para dejarnos conocer una pequeña parte de quien los escribe. A lo largo del tiempo, se han expuesto algunos de los tipos de poesía existentes, así como sus características. Algunos proyectan sentimientos de amor, de felicidad, desamor, y odio; solo por mencionar ejemplos. Otros, inclusive (como es el caso de la poesía épica) se aventuran a narrar hechos en torno a a un personaje imaginativo, hechos que por cierto se desarrollan por lo usual en medio de un ambiente de guerra. En este tipo de poesía se puede mencionar tanto el triunfo como la derrota del protagonista, así como los sentimientos que esos hechos dejan en él. 

En esta ocasión, sin embargo, el tipo de poesía del que hoy hablaremos es nada más y nada menos que de la poesía Jitanjáfora. Una poesía que no fácilmente puede ser escrita, y mucho menos entendida; y la razón es que entre sus líneas tiende a encontrarse un mensaje que no con sencillez se puede descifrar. 

La poesía sin limites, ni reglas; en su máxima expresión 

Antes de hablar sobre los ejemplos y escritores más sobresalientes de este género poético, debemos dar a conocer el significado de la palabra Jitanjáfora La Jitanjáfora, es una manifestación poética creada a partir de palabras inexistentes y/o carentes de sentido, así como de expresiones inventadas. Esta, también se origina de la musicalidad y de los fonemas (unidades pequeñas de articulación que puede ser vocálico o consonántico). 

El primer autor de este tipo de composición fue Alfonso Reyes, escritor mexicano, quien tomó una palabra proveniente de uno de los poemas de Mariano Brull, poeta de origen cubano. En este poema, Brull, se divierte inventando palabras sin sentido alguno.  

[Te puede interesar ‘La aflicción de un poeta, Ramón López Velarde y sus letras‘]

jitanjafora
Mariano Brull / Fuente: zendalibros.com

Filifiama alabe cundre.
ala olelínea alifera.
alveolea jitanjáfora.
liris salumba salífera.
oliviaoleo olorite.
alalal Cáfora Sandra
milingitara girófora.
zumbra ulalindre calandra.

Gracias a Alfonso Reyes, las jitanjáforas, cobraron popularidad durante los años 30´s; tanta que inclusive, la REA (la Real Academia Española) ingresó la palabra «jitanjáfora» a su diccionario. 

Una de las características de la poesía jitanjáfora es que incluye expresiones y sonidos que fácilmente se asocian con la infancia; y aunque no pertenecen por completo a los niños, esta corriente poética sí llama la atención de los más pequeños, ya que, por si fuera poco; el humor es uno de sus componentes más recurrentes. 

jitanjáfora
Alfonso Reyes / Fuente: escritores.org 

«Creaciones que no se dirigen a la razón» 

 En palabras de Alfonso Reyes, las jitanjáforas son «creaciones que no se dirigen a la razón, sino más bien la sensación y a la fantasía. Las palabras no buscan aquí un fin útil. Juegan solas».

google banner

Lewis Carroll, escritor de la famosa obra «Alicia a través del espejo», escribió dentro la misma su poema llamado «Jabberwocky». Poema que actualmente es considerado como uno de los mejores ejemplos de esta categoría poética. Otro autor que utilizó la poesía jitanjáforas fue Juan Pérez Zúñiga para la creación de su soneto;  «Camelánea espelifucia». 

Como el fasgo sendal de la pandurga
remurmucia la pínola plateca,
así el chungo del gran Perrontoreca
con su garcha cuesquina s’apreturga.
Diquilón el sinfurcio flamenurga,
con carrucios de ardor en la testeca.

Juan_Perez_Zuniga
Juan Pérez Zúñiga / Fuente: Wikipedia

Con los ejemplos ya antes mencionados, y con la explicación ya dada sobre lo que este genero poético ofrece, podemos llegar a la conclusión de que muchas veces, las herramientas que se necesitan para ser un gran poeta, se encuentran no solo en nuestros sentimientos, sino también, en nuestra creatividad e imaginación.