sindrome-de-wanderlust

Síndrome de Wanderlust: necesidad de viajar sin importar el destino

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Quién ha sentido esas inmensas ganas de tomar la maleta y aventurarse en un nuevo viaje?

¿A quién lo ha movido la necesidad de descubrir nuevos paisajes, comida  y personas? 

Si eres de los que se la pasa viendo en Internet contenidos sobre viajes, buscando ofertas en boletos de avión y hospedaje, y no puedes decir NO a una nueva aventura; seguro padeces el Síndrome de Wanderlust. Pero tranquilo, este mal llamado síndrome no es una enfermedad, ni se puede diagnosticar como tal, al contrario para quien lo padece las consecuencias son positivas.

La palabra wanderlust, es de origen alemán y viene de la unión de los lexemas “wander” que significa vagar y “lust” que se traduce en pasión, podemos definir este síndrome como la pasión por viajar.

Puede presentarse tanto en hombres como en mujeres en edades de entre 20 y 40, sin embargo en la era digital que estamos viviendo, la pasión por viajar y descubrir el mundo ha calado profundamente a la llamada generación de los Millennials, un grupo de la población que busca sensaciones nuevas, experiencias que den sentido a su vida, naciendo así los llamados nómadas digitales.  Esta generación de nativos digitales prefiere ahorrar, hacer las maletas y recorrer el planeta minimizando riesgos.

[Te puede interesar ‘Bangladesh: el lado oscuro de la “fast fashion”‘]

wanderlust
Fuente: hoydia.com.ar

El Síndrome de Wanderlust genera en las personas que lo tienen un deseo que nace de una “necesidad” fuera de lo común, de conocer nuevos rincones y descubrir otras culturas. Este padecimiento es mucho más que las ganas de viajar para tener unas vacaciones, se convierte en una necesidad que arrastra la pasión por viajar, experimentando una sensación ávida por buscar nuevas aventuras.

Además las personas que padecen este síndrome, sienten el impulso irresistible por salir y visitar cualquier lugar, renunciando a una vida de rutinas para salir a conocer el mundo.

Hay una parte científica que explica la razón de ser de este síndrome; hay argumentos que demuestran la existencia del mismo; como el caso de personas que sufren altos niveles de ansiedad cuando pasas demasiado tiempo en un mismo lugar. Algunos científicos creen que podría tratarse de una actitud remanente el hombre nómada de hace miles de años.

Estudios realizados recientemente encontraron el llamado gen viajero; consiste en la variación en una parte del genoma humano, en específico el que codifica al DRD47r, un receptor de dopamina. Esta hormona es responsable del placer y las decisiones que la provocan, por lo que dicha alteración hace a las personas más propensas a probar nuevas experiencias; investigaciones sostienen que este gen tiene una menor sensibilidad a la dopamina, por lo que las personas que lo tienen buscan experiencias que liberen más cantidad de esta hormona, por ejemplo explorar, tomar riesgos, incluso probar nuevas comidas, nuevas relaciones y hasta nuevas aventuras.

Algunos científicos aseguran que el espíritu aventurero o Síndrome de Wanderlust  se encuentra en nuestros genes. Para David Dobbs, investigador de National Geographic, este gen provoca que las personas que lo tienen acepten mejor los cambios y la aventura además de que se sienten con mayor afinidad para asumir riesgos en cuanto a nuevas ideas, comidas, relaciones, etc.

gen 1
Fuente: chapinradio.com

Ahora bien aparte de la necesidad de viajar las personas que portan el famoso gen viajero, son personas creativas, que buscan conocer nuevas culturas  y otras formas de vida. En general cualquier cosa que aporte crecimiento personal.

Cabe mencionar que no todas las personas tienen este gen; en 1999 el profesor de la Universidad de California Chaunsheng Chen realizó un análisis que determinó que solo alrededor del 20% de las personas tienen ésta variación genética, la cual es mayor en las zonas del planeta en las que tradicionalmente y a lo largo de la historia se ha fomentado la migración.

Existen posturas que señalan que el comportamiento de las personas que están obsesionadas con los viajes no se debe únicamente a que tengan el gen  y es que según el profesor Kenneth Kidd de la Universidad de Yale, la alteración del gen no es suficiente para causar una diferencia tan grande en el comportamiento.

Alison Gopnik, de la Universidad de California, sugirió que la infancia podría ser un importante estímulo para “hacer” personas con una gran pasión por viajar. El desarrollo de las capacidades imaginativas a través del juego durante la niñez resulta determinante para que una persona tenga el irresistible deseo de recorrer el mundo. Los niños con más actividades de recreación son más propensos a desarrollar el Síndrome de Wanderlust.

Sin embargo hay personas que no sienten la necesidad de viajar, que no se mueve en ellas una inquietud especial por descubrir lugares. Se plantean las vacaciones como un tiempo para descansar y estar tranquilos o quizá para marcharse a un hotel y desconectarse, olvidarse de preparar comidas o limpiar.

obsesion
Fuente: viajeropeligro.com

Contrario al Síndrome de Wanderlust, donde  impera la necesidad de no estar demasiado tiempo en un lugar y el deseo de viajar se convierte en el centro de su vida de quienes lo padecen.

La gran diferencia entre quienes tienen el Síndrome de Wanderlust y los que simplemente disfrutan de sus vacaciones son las ganas de viajar por la experiencia que eso produce, sin importar el destino. Y es que el destino pasa a un lugar secundario en el planteamiento del viaje, se convierte en una mera excusa para disfrutar del placer de viajar, es entonces cuando la experiencia wandelust adquiere todo su significado y se transforma en una forma de vida.

google banner

Podemos identificar fácilmente a las personas que tienen este síndrome y es que dentro de sus actividades cotidianas están navegar en Internet por portales de viajes, buscar nuevos destinos, realizar reservas de hospedaje, comprar tickets de avión. Experimentan además sensaciones placenteras leyendo guías de viaje, viendo programas y documentales del tema de viajes,  y por si fuera poco sus ingresos los destinan para aventurarse por lugares nuevos.

Hay otras señales que indican si eres una persona con el Síndrome de Wanderlust:

sindrome
Fuente: lamenteesmaravillosa.com

-El equipaje te da igual;  a la hora de viajar todo lo que necesitas es tu equipaje, pasaporte y el espíritu de aventura.  Es decir solo viajas con lo esencial.

-El tiempo no es problema y es que no importa si es un viaje de fin de semana, un viaje  de semanas o incluso si viajas por un largo tiempo, lo disfrutas al máximo.

-Cuando estas de viaje, prefieres invertir el dinero de tu presupuesto en nuevas experiencias, dejando un poco de lado comprar souvenirs o cosas materiales.

-Tienes una curiosidad máxima por descubrir nuevas comidas, nuevos lugares, nuevos recuerdos y gente nueva, lo cual va de la mano con el gen wanderlust.

No haces planes; siempre estarás listo para descubrir algo nuevo y extraordinario sin necesidad de atenerse a un plan.

El lenguaje no es una barrera; las personas que padecen el Síndrome de Wanderlust parecen estar absolutamente fascinados con abrazar el mundo exterior que los rodea. Probablemente seas el tipo de persona que celebra las diferencias entre culturas y no puedes esperar para intentar sumergirte en un entorno aunque no conozcas el idioma.

No tienes miedo a salir de tu zona de confort porque te gustan los cambios y te adaptas a ello.

– En cuanto regresas de un viaje ya éstas planificando el siguiente, echando mano de las páginas de internet, viendo documentales o leyendo guías.

por-el-mundo
Fuente: m360.cl

Como ya viste este síndrome trae consecuencias positivas a la vida de quien lo padece, porque permite conocer nuevos lugares, culturas, enriquece a la persona, incrementa la flexibilidad mental, hace más abiertas a las personas para que vivan nuevas experiencias.

Podemos conceptualizar este padecimiento como la interpretación de salir de nuestro entorno, es una vía de escape, una forma de rechazo hacia un estilo de vida rutinario que parece encajonar a la persona en la monotonía.

viaje 1
Fuente: elchedirecto.com

Si te gusto la nota, no olvides regalarnos un me gusta, dejar tus comentarios y compartir.