el-amor-puede-enfermarnos

Si enfermedad es no estar bien, ¿el amor puede enfermarnos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Te has preguntado como funciona el amor? ¿Qué es lo que te mueve hacia una persona? Toda historia de amor tiene un inicio y un final, pero lo que queda en medio es lo que más nos importa.

Amar es parte de la vida de todo ser humano. Desde sus primeros escritos Freud buscó algo que impulsaba a la histérica a relatar sus más íntimos pensamientos y recuerdos, ese algo que en un principio parecía hipnosis, afección neuronal o solo palabras inconexas. Lo sabemos hoy: es amor.

Por ejemplo, el caso ‘Dora’ (1905) da cuenta que el amor era el origen de asombrosas modificaciones en la persona.

“El motivo que lleva a enfermar al sujeto es siempre el propósito de conquistar una ventaja” (Freud 1905).

Pero, ¿cuál es esa ventaja de la que Freud habla?

enamorados
Fuente: vanidades.com

Siempre buscaremos en nuestra pareja una satisfacción, un resguardo, un lugar donde estar bien, esto es algo que desde pequeños buscamos. Cuando pensamos en la enfermedad, esa enfermad es la que surge evidentemente de no estar bien. Cuando nos alejamos de lo que nos da bienestar enfermamos. De aquí entonces que diríamos: amar es estar a un paso de enfermar, entonces, para todos los que aman, ¿amar enferma?

500-dias-sin-ella-peliculas-desamor-cine
¿Amar enferma? #500dayswithSummer

Es decir, el hecho de amar no es enfermedad, puesto que, siempre que hay un enfermo existe por contraste un “sano”. Todos amamos o hemos amado, entonces pensar en enfermedad o salud no encaja. No es posible pensar en el amor teniendo estos conceptos (sano – enfermo)  fijos. En nuestra vida vamos adaptando nuestro comportamiento hacia la persona que nos interesa, llamamos su atención, hacemos uso de nuestras mejores galas, dotes o habilidades.

“La expresión de los afectos obedece más a lo inconsciente que a la consciencia y delata frecuentemente los impulsos de aquél.” (Freud 1905).

Amamos, y mientras lo hacemos, buscamos ese sentido especial en nuestra relación, la satisfacción de la compañía, el bienestar que nos da nuestra pareja. Nos adaptamos, cambiamos, nos movemos lo más posible para alcanzar a esa persona amada.

En consecuencia, hablar de amor es hablar de falta, de búsqueda, de transformación.

Hoy día con nuestra situación (pandemia y cuarentena) el amor a nuestra pareja, a nuestros amigos, familiares y en general a los otros, nos abre la posibilidad de cercanía, si algo es el amor, es posibilidad. Aún en la distancia. Este amor debe ser para nosotros el impulso al cambio, a una mejoría. 

 “Nuestras pasiones son nuestro padecimiento.
Nuestro padecimiento es nuestro enriquecimiento

En esta vida, el amor responde a nuestra enfermedad, a nuestra falta, al intento permanente de completarnos.

Las situaciones que se nos presentan con nuestras parejas nos mueven, nos ayudan a crecer y a mejorar.

“Lo que no te mata te hace mas fuerte” (Nietzsche).

Nuestra transformación, nuestro movimiento es lo que supone el amor. Como antes mencionamos, la búsqueda de nuestro bienestar va junto con este movimiento. La armonía entre nuestros deseos y la convivencia que tenemos con nuestra pareja. “Eros y Psique” son un ejemplo.

[Te puede interesar ‘4 beneficios de crear arte esta cuarentena‘]

¿Tener conciencia del padecimiento que implica amar nos hará mejores amantes? Posiblemente, pero, es indispensable tener en cuenta nuestras limitaciones y nuestros alances, así como nuestras aspiraciones, las de nuestra pareja y claro, las que deseemos construir juntos. Esto nos apoya a ordenarnos. Nos construye mutuamente.

El amor constituye un salto, un salto que nos acerca a ser mejores.

No temas amar, no temas saltar. Arrójate, mejora, ama