rudolf-hoss-campo-de-concentracion-auschwitz

Rudolf Höss: el rostro detrás del campo de concentración de Auschwitz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La llegada de Höss a Auschwitz marco un cambio radical en este campo de concentración, ya que durante su régimen se instalaron las cámaras de gas disfrazadas de duchas, estas permitían acabar con la vida de 2,000 personas a la vez.

Rudolf-Höss-el-rostro-detrás-del-campo-de-concentración-de-Auschwitz
Fuente: es.wikipedia.org

El régimen nazi tuvo dentro de sus filas a comandantes con una eterna devoción a Hitler y a los ideales de su partido, muchos de estos rostros fueron parte fundamental para las atrocidades cometidas en los campos de concentración; tal es el caso de Rudolf Höss, quien fue el comandante del campo de exterminio de Auschwitz.

Rudolf Höss nació el 25 de noviembre de 1901 en Baden-Baden, Alemania, el era conocido como “el animal de Auschwitz”, sin embargo tuvo un radical cambio de valores e ideales a los inculcados por su familia, puesto que sus padres eran católicos que lo educaron para ser un hombre respetuoso, obediente y sobre todo tolerante contra las ideologías de los demás, filosofía que se perdió con el transcurso de su vida, siendo uno de los principales organizadores del exterminio masivo que supuso el holocausto judío.

Rudolf se enlisto al ejército alemán a los 15 años, y a los 17 años fue condecorado con la cruz de hierro tras servir a su país durante la primera guerra mundial; al finalizar la llamada gran guerra, Höss se unió a algunos grupos paramilitares de carácter nacionalista y participo en varios atentados terroristas en diferentes países de Europa; algunos años después, en 1922 se unió al partido nazi tras escuchar un discurso de Hitler.

[Te puede interesar ‘Conoce la conmovedora historia de la mujer que salvo a más de 2000 niños judíos durante el holocausto‘]

Ya en el partido Nazi, Höss desempeño diversas labores dentro de las que se encontraba formar parte de unidades militares encargadas de la administración de los campos de concentración, cuya principal labor de él era vigilar a los prisioneros en el campo de Baviera, su eficiente labor para realizar esta tarea le valió ser nombrado comandante del campo de concentración de Auschwitz el 1 de mayo de 1940.

Himmler, quien formo parte del circulo más cercano de Hitler, realizaba continuamente visitas con el objetivo de observar la evolución del más macabro campo de exterminio judío, y para darle indicaciones sobre los planes a futuro para dicho recinto, este lugar fue el campo de concentración más importante para el régimen nazi debido a su fácil acceso en tren y por lo espacioso del terreno.

Rudolf-Höss-el-rostro-detrás-del-campo-de-concentración-de-Auschwitz
Fuente: encyclopedia.ushmm.org

La llegada de Höss a Auschwitz marco un cambio radical en este campo de concentración, ya que durante su régimen se instalaron las cámaras de gas disfrazadas de duchas, estas permitían acabar con la vida de 2,000 personas a la vez; esta y otras medidas hicieron que Auschwitz fuera el centro para implementar el macabro plan de Hitler llamada “Solución Final”.

La llamada solución final consistía en acabar con la vida de miles de judíos, esto implementando diferentes técnicas dentro de las que se encuentra una de las medidas más macabras y eficientes durante el holocausto, es decir, las cámaras de gas, este tipo de medidas implementadas en Auschwitz hicieron que dos o tres trenes llegaran diario a este lugar, cada uno de ellos con aproximadamente 2,000 prisioneros a bordo.

google banner

Tiempo después, durante los últimos días de la guerra, Himler le aconsejo a Höss que se ocultara entre el personal del campo de exterminio para evitar ser arrestado. Disfrazado de jardinero, y con un nombre falso fue detenido tras ser delatado por su propia esposa que quiso proteger a su hijo Klaus, prisionero de los británicos.

Tras su detención Höss intento morder una píldora de cianuro, y negó en todo momento ser el comandante de Auschwitz. Durante el interrogatorio, lo obligaron a quitarse su anillo de compromiso y así observar en el grabado de este su nombre, corroborando que él era Rudolf Höss. Al confesar admitió que aproximadamente 2,500,000 personas fueron asesinadas en este campo de concentración, y que al menos 500,000 murieron de hambre o a causa de alguna otra enfermedad, representando alrededor del 70 u 80 por ciento de las personas que ingresaron a Auschwitz.

Rudolf Höss fue ahorcado el 16 de abril de 1947 en el campo de concentración donde dirigió tan aterrorizantes actos, producto de la sentencia dictada en el juicio.