marina-abramovic-performance-crea-cuervos

Performance: una historia de la evolución artística

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El cuerpo es lo único libre que le queda al ser humano. Es punto y aparte que no exige un razonamiento. Es un espacio privado dentro de lo público y capitalizados que se ha vuelto el sistema y la vida misma. El único lugar que proporciona su propio entendimiento, fuera de todos los sentidos ajenos. Experimentar y acontecer con y en el cuerpo, dentro del arte, crea esos espacios no-codificados y no-comunicativos, puesto que evita las antiguas interacciones normadas para elaborar las propias.

tania-bruguera-performance-crea-cuervos

Estos espacios a través del arte ya se habían buscado a inicios del siglo XX. Los dadaístas rompieron todos los códigos. En su manifiesto, hecho y publicado por Tristán Tzara en 1918, se lee: Dadá no significa nada.

marina-abramovic-performance-crea-cuervos

La libertad del cuerpo, de lo privado del ser humano, combinada con la creación de un espacio fuera de la cotidianidad se separaría del lenguaje a través del arte-acción realizado con los cuerpos. La intensidad de la creación produciría una grieta en el esquema normativo donde se habita, donde se respira. Abrir una herida para que la nueva vida resurja y enraíce en el no-espacio.

primera-feria-internacional-dada-crea-cuervos

El primer antecedente del performance como arte-acción se remonta a junio de 1920, cuando, en Berlín, se inauguraba la Primera Feria Internacional Dadá en la galería de Otto Burchardt. En esta feria se presentaron alrededor de 200 obras, y se vivió “en un clima de provocación, que iba desde el tono político de la Feria hasta la obscenidad manifiesta, pasando por un claro antimilitarismo.”

Con el paso del tiempo, surgieron algunos performers, entre los cuales destacaron John Cage, compositor estadounidense, quien en 1952 interpretó su “Obra 4’33”, la cual era una partitura vacía; Yves Klein, que con su Azul Klein elaboró las “Antropometrías”; Joseph Beuys con su obra I like America and America likes me (1974), donde viajó a Estados Unidos (pero no pisó el suelo del país) y se encerró en un cuarto vacío con un lobo silvestre; y Nam June Paik, quien arrastró un violín por la calle.

Ya con la idea de performance más “contemporánea”, surgieron otras artistas empeñadas en ponerse en riesgo para expresarse. Algunas performers son más conocidas que otras, entre ellas destaca Marina Abramovic.

Es una de las pioneras y más influyentes performers desde finales del siglo XX. Con ‘Rhythm 0’, en 1974, la última de sus piezas de la serie ‘Ritmos’, la artista desató polémica. Esa polémica puede ser comprendida como un salir del statu quo del arte y de la sociedad misma. Este acto consistió en dejar que los visitantes de la galería hicieran con ella, con su cuerpo, lo que quisieran con la ayuda de 72 objetos postrados en una mesa.

Tania Bruguera, en 2009, realizó un performance en un espacio público “ajeno” (de alguna manera) al arte: la Universidad Nacional de Colombia. En éste, durante una ponencia llamada Álbum doble, la performer estaba hablando acerca de los conflictos armados en el país cafetalero. Entre el público pasaba una bandeja con líneas de cocaína. ¿La sorpresa?, los espectadores consumían, inhalaban la droga.

Esta tradición de performances y creaciones corporales también ha roto con espacios artísticos para salir al ámbito público.

El artista español Abel Azcona realizó un performance titulado “Amén”. Aquí fue iglesia por iglesia, parroquia por parroquia, a “ingerir” 242 hostias consagradas, las cuales mantenía en la boca para luego sacarlas. Con ellas escribió la palabra “Pederastia” en la sala de exposiciones Erakusketa Aretoa donde se mostró su obra. Desde ese momento, varios jueces lo han investigado y citado para juicios en su contra, sin embargo, él los deja plantados, guarda silencio ante este conflicto y escucha propuestas de países que le han ofrecido asilo político, como Portugal.

comparte la nota
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
notas relacionadas