escudo-nacional-mexico-atl-teocalli

La serpiente del escudo nacional nunca existió

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En 1926, el arqueólogo Alfonso Caso extrajo de los cimientos de Palacio Nacional el monumento conocido como el Teocalli de la Guerra Sagrada. El Teocalli es el único monumento prehispánico en el que aparece representada la imagen mítica de la fundación de Tenochtitlán: el águila posada sobre un nopal. Sin embargo, a diferencia de lo que nos han enseñado de la historia del escudo nacional de México, el águila del Teocalli no tiene una serpiente en su pico, sino la representación del glifo Atl Tlachinolli, una compleja alusión azteca a la guerra.

alfonso-caso-andrade
Alfonso Caso

[Te puede interesar ‘Imaginación y pensamiento, una selección de letras de Julio Cortázar]

 

La dualidad terrible del Atl Tlachinolli

El Atl Tlachinolli es un concepto dual que significa ‘Agua que arde’ o ‘Agua de fuego’. Su poderosa carga simbólica engloba la cosmovisión azteca de las fuerzas contrarias.

Su compleja iconografía está asociada con la visión azteca de la guerra como ritual sagrado. Un ritual terrible pero necesario que ofrece corazones humanos al Sol para asegurar el equilibrio cósmico.

atl-tlachinolli
Atl Tlachinolli

“La fusión del principio solar (fuego) y el terrestre (agua) se convirtió en el emblema de la nación azteca. Más que un símbolo fue un arquetipo, un modelo para la sociedad y los individuos.
“México nació de la unión del fuego y el agua. Vive por esos elementos y por ellos, varias veces, ha estado a punto de desaparecer”.
Octavio Paz, Ciudad del fuego y el agua 

La serpiente que no era

La forma alargada de los glifos dio origen a que se interpretaran como la serpiente, un símbolo arquetípico asociado a deidades antiguas y al mal.

Esta narrativa fue ampliamente difundida por los religiosos de la Nueva España, que contribuyeron a asociar a la serpiente derrotada con la representación del demonio.

De esta forma el águila azteca que representaba al Sol cantando el grito de guerra, derivó con los siglos en el águila victoriosa que devora a la serpiente, hoy emblema nacional de México.

teocalli-de-la-guerra-sagrada

teocalli-de-la-guerra-sagrada

 

Diego Rivera y el Atl Tlachinolli

Tras recibir el encargo de pintar los muros del recién remodelado Palacio Nacional en 1929, Diego Rivera inició un ambicioso proyecto de documentación histórica y antropólogica.

El conjunto mural de la escalera conocido como ‘Epopeya del Pueblo Mexicano’ retrata la visión particular de Rivera sobre la historia de México, desde su origen prehispánico hasta la utopía comunista que el artista anhelaba.

Justo en el centro del mural Rivera plasmó el símbolo de la fundación de Tenochtitlán: el águila real sobre un nopal sosteniendo en el pico los glifos entrelazados del Atl Tlachinolli.

epopeya-del-pueblo-mexicano-mxcity
Mural ‘Epopeya del pueblo mexicano’de Diego Rivera. Fuente: mxcity.com

Además, Rivera plasmó la escena justo en la parte superior de un monolito que no es otro que el Teocalli de la Guerra Sagrada, el mismo que fue desenterrado años antes de los propios cimientos del Palacio y que el pintor conoció.

La profunda admiración de Diego Rivera por las culturas prehispánicas, sumada a su entendimiento de la cosmovisión sagrada contenida en el monolito lo hicieron plasmarlo justo en el corazón de su obra maestra.

epopeya-del-pueblo-mexicano-mxcity

google banner

 

Descripción del Teocalli

El Teocalli de la Guerra Sagrada es un monumento esculpido en piedra de 1.23 metros de altura por 92 centímetros de ancho y tiene un metro de espesor.

Representa una pirámide con trece escalones que conducen a un templo coronado por un disco solar. El disco está flanqueado por el dios Huitzilopochtli y el tlatoani Moctezuma II.

En la parte posterior se encuentra esculpida una figura de cuyo vientre nace un nopal sobre el cual se posa un águila. De su pico surge la representación del canto de guerra azteca Atl Tlachinolli.

tecalli-guera-sagrada-el-espejo
Fuente: humeante.blogspot.com

A los costados del templo están grabados los dioses Tláloc, Tlahuizcalpantecuhtli, Xiuhtecuhtli y Xochipilli.

El monumento se exhibe en la Sala Mexica del Museo Nacional de Antropología, en la Ciudad de México.

tecalli-guera-sagrada
Fuente: Creative Commons/Wikipedia
comparte la nota
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
notas relacionadas