clemente-palma-la-granja-blanca

Lo sobrenatural en ‘La granja blanca’, un cuento de amor y tragedia de Clemente Palma

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El cuento que quiero recomendarles se titula: ‘La granja blanca’ y es de Clemente Palma.

Este cuento es una maravilla literaria, los ejes rectores de esta creación son: el amor, la muerte, el regreso del más allá, el misterio y la filosofía; todos estos elementos logran un equilibrio perfecto en el cuento, además de tener un final inesperado.

Palma fue un escritor peruano perteneciente al modernismo, influenciado por corrientes decadentistas y góticas, así como por el Romanticismo ejercido por Edgar Allan Poe en el continente europeo, Latinoamérica se vió influenciada por elementos europeos así como por el parnasianismo y el simbolismo, y elementos fantásticos. 

Recuerdo que en una clase de literatura una de mis profesoras decía que lo fantástico era aquello que tomaba elementos de la realidad, pero que en este plano era imposible, y lo explicó de la siguiente manera: “Imagínense que están sentados en el pasto, leyendo y de pronto una flor se mueve y les habla”. En el plano de lo real es meramente imposible pero para la literatura es verosímil, es decir que no tiene que ser verdad o existir, tiene que ser creíble.

clemente-palma

Palma recurre a elementos del Romanticismo europeo, pero como Latinoamérica no quería ser una copia más de modelos que Europa imponía, empezaron a revelarse contra los cánones, este cuento lo encuentran en ‘Cuentos Malévolos’ 

‘La granja blanca’ nos relata la historia de un hombre que desde que era pequeño estaba enamorado de su prima, y la idealizo como la mujer perfecta para que fuese su esposa, ellos crecen y días antes de que se casaran, Cordelia fallece porque estaba enferma de malaria.  

El personaje principal (cuyo nombre no sabemos) nos cuenta que sus padres le habían dejado una granja blanca, (que de granja no tenía nada porque era un palacio en medio del bosque. Menciono esto, porque así se llama el cuento).

Antes de que Cordelia falleciera, ella le  ayuda a decorar la granja, ya estaba todo planeado para que vivieran juntos y contrajeran nupcias. 

Es importante que sepan que en la historia (narrada desde el yo) el personaje principal percibe y relaciona a Cordelia con la muerte, el sepulcro, lo lúgubre de las tumbas, siempre relacionándola con lo intangible e incorpóreo. Las descripciones que nos hace acerca de Cordelia y del  amor que le tenía, son cálidas, vehementes, y hermosamente poéticas.

Aquí un fragmento:

“El amor es vida. ¿Por qué, adorando ciegamente a Cordelia, percibía como un hálito impalpable de muerte? La sonrisa luminosa de Cordelia era vida; la íntima felicidad que nos enajena llenando de alegría y fe nuestras almas, era vida; y, sin embargo, sentía la impresión de que Cordelia estaba muerta de que Cordelia era incorpórea”.

Cuando Cordelia enferma, nuestro protagonista siente una enorme angustia, y de nuevo nos encontramos con una descripción intensa y profunda:

“¿Por qué esa injusticia? ¿Por qué me la arrebataban de mi lado? ¿Podría mi virgencita ser feliz en el cielo sin mis besos? ¿Podría encontrar allí una mano que acariciara con más ternura sus cabellos pálidos y vaporosos?

La más espantosa angustia se apoderaba de mí al oírla delirar con la Granja Blanca. Las maldiciones y las súplicas, las blasfemias y las oraciones se sucedían en mis labios. Diéramela Dios o el diablo, poco me importaba. Yo lo que quería era la salud de Cordelia. La habría comprado con mi alma, mi vida y mi fortuna; habría hecho lo más inmundo y lo más criminal; me habría atraído la indignación del Universo y la maldición eterna de Dios; habría echado en una caldera la sangre de toda la humanidad, desde Adán hasta el último hombre de las generaciones futuras, y hecho un cocimiento en el Infierno con el fuego destinado a mi condenación”.

[Te puede interesar ‘Orden y caos en ‘Pasión’, un cuento de Rubem Fonseca‘]

El amor que el personaje principal proclama, era un amor profundo, capaz de profanar el cielo, la tierra o el infierno, a su vez la intensidad de las emociones evocan un amor que sería capaz de traspasar dimensiones terrenales para lograrse. Tenemos elementos que contrastan perfectamente como: la enfermedad y la muerte. Cuando Cordelia pasa por el proceso de la enfermedad, ineludiblemente cambia, aunque el narrador no lo mencione, ella sufre una transformación y al morirse y regresar, definitivamente ella ya es otra.

“¡Oh, cuánto sufrí! Una mañana amaneció Cordelia mejor. Yo no había descansado en cuatro noches y me retiré a mi casa a dormir. Desperté al día siguiente por la tarde. ¡Qué tarde tan horrible! Al llegar a la calle de la casa de Cordelia vi la puerta cerrada y gran gentío Pregunté el motivo, lívido de ansiedad, loco de angustia; un imbécil me respondió -¡La señorita Cordelia ha muerto! Sentí un agudo dolor en el cerebro y caí al suelo…”

Cordelia había muerto, y el personaje principal sufre un desmayo al escuchar que su amada había fallecido y misteriosamente aparece en la casa de su maestro de filosofía (su mentor, al principio del cuento detallan las discusiones que ellos tenían), posterior despierta y corre a la casa de Cordelia aquí un fragmento:

“Acudí conmovido al jardín y encontré efectivamente a Cordelia, sentada en un banco de mármol, regando sus flores. La besé, delirante de amor, en la frente, y luego, rendido por la emoción, me puse a llorar como un niño con la cabeza recostada en sus rodillas.

Largo rato estuve así, sintiendo que las manos de Cordelia acariciaban mis cabellos, y oyéndola murmurar a mi oído, con voz dulce y mimosa, frases de consuelo: -Creíste que me moriría, ¿verdad? -Sí. te he creído muerta, más aún, he creído ver tu entierro, ángel mío. ¡O, qué infamia tan grande hubiera sido el robarme la luz, la única luz de mi vida! -jQué loco eres! ¡Morirme sin que hubiéramos sido felices! Dicen que la malaria no perdona, y ves, me ha perdonado en consideración a nuestro amor: se ha conformado con robar un poco de sangre”.

cuentos-malevolos-clemente-palma

Después de esto se casan y se van a vivir a la granja blanca, ya había pasado un año cuando concibieron a una niña. El pobre hombre nos relata que Cordelia tenía dotes artísticos: pintaba y un día decide hacerle un retrato a él; su marido se empeña en que quiere un retrato de ella y con gusto accede. Al terminar la pintura, ellos habían cumplido ya dos años de matrimonio. Y antes de que Cordelia se fuera, en modo de despedida:

“Ese día nuestro amor fue una locura, un desvanecimiento absoluto; Cordelia parecía querer absorber toda mi alma y mi cuerpo. Y ese día nuestro amor fue una  desesperación voluptuosa y amarga: fue algo así como el deseo de derrochar en un día el caudal de amor de una eternidad. Fue como la acción de un ácido que nos corroyera las entrañas. Fue una demencia, una sed insaciable, que crecía en progresión alarmante y extraña.

Fue un delirio divino y satánico, fue un vampirismo ideal y carnal, que tenía de la amable y pródiga piedad de una diosa y de los diabólicos ardores de una alquimia infernal…”

Después de haberse entregado febril y candorosamente a su amado esposo, Cordelia desaparece con un alarido. 

google banner

El personaje principal despierta sobresaltado y la busca por toda la casa gritándole ¡Cordelia!, y nada, Cordelia ya no estaba, sale en su caballo a buscarla a todo galope y tampoco la encuentra. 

Su maestro va de visita a la granja blanca y le lleva un encargo de su suegra, le deja un carta y una cruz, ella le menciona que sea fuerte y que le llore a Cordelia, porque ella merecía todo su amor, también le recuerda que ella ya lleva dos años de muerta. Él no cree que eso sea posible, le menciona a su maestro que Cordelia llevaba un día de muerta, y que llevaba dos años de ser su esposa, le enseña cartas, el cuadro que le hizo y como no le cree, le lleva a la niña y el maestro menciona que tiene toda la cara de Cordelia “Es Cordelia que renace”. Discuten un par de conjeturas acerca de la vida y de la muerte y al escuchar que es Cordelia que renace, nuestro personaje principal enloquece y quiere hacer de su hija su esposa… 

¿Qué tan fuerte puede ser el amor que aún así, regresando de la muerte el deseo de permanecer con el ser amado es indeleble? 

Este cuento me fascina porque:

  1. El lenguaje es culto, una combinación de prosa poética y filosofía, mezclado también con elementos sobrenaturales y lúgubres.
  2. Me gusta la combinación de planos que hay en el cuento, para el maestro y la madre Cordelia tiene dos años de muerta y para el personaje principal ella fue su esposa dos años, hasta desvanecerse dejándole a su hija como prueba. 
  3. La prosa poética hace que la lectura sea intensa, en lo personal yo me sentí identificada y por momentos sentí que a mi también se me había muerto alguien, incluso hay partes muy emotivas en donde se nota la desesperación, la nostalgia, la pérdida del ser querido y el vacío.
  4. Cordelia regresa de la vida para estar con su amado esposo, pero ella al regresar de la muerta ya no es la misma, ahora es más intensa, más febril, más candorosa e incluso hay una parte en el cuento en donde el personaje principal habla de un “vampirismo carnal”.
  5. La combinación de amor, muerte, locura, reencarnación y ensueño, juegan un papel primordial dentro de todo el cuento y hacen que el personaje principal desvarié gracias al detonante que fue la muerte de la amada, el recuperarla y perderla de nuevo causa un cambio y una modificación en él, en el maestro, en la niña e incluso en la granja blanca.