glee

‘Glee’, porqué verla después de 10 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

‘Glee’ es uno de los shows televisivos con mayor éxito a nivel mundial y del que se desprendieron un sinfín de proyectos, como reality show, giras de conciertos por varios países y claro que sí, llegar a la gran pantalla.

1 AJ4ZlUAPfsb6aHMMmcCqOg

Cada generación tiene una voz, una identidad y un “algo” que la marca. Los últimos diez años nos alcanzaron más rápido de lo que podíamos imaginar, y aquí estamos, con el tiempo a cuestas y un saco de experiencias que nos permiten ver el mundo con nuevos ojos; quizá un poco más realista.

Sin duda, los medios de comunicación son un eco y un reflejo de esa voz, y es difícil imaginar incluso, que hace más de 10 años acceder a series de televisión era aun para gustos más bien selectos y no tan colectivo como lo es ahora. Todo cambia.

[Te puede interesar ‘¡Llegó la hora! Es momento del NaNoWriMo‘]

 

Todos cambiamos

Así que bueno, en medio de un bloqueo lector y de contenido audiovisual, decidí regresar al lugar en el que fui feliz hace más de 10 años, ¿y saben qué? La disfruté incluso más que la primera vez que la vi. Me emocioné hasta las lágrimas, pude comprender más a los personajes y me vi en ellos, no sólo en el presente, sino en la nostalgia de esos días que no van a volver.

Glee es una serie norteamericana de la cadena Fox creada por Ryan Murphy (que seguro te suena por “American Horror Story”, “Pose” o “Ratched”), Brad Falchuk e Ian Brennan, que vio la luz el 19 de mayo de 2009, sin imaginarse que se convertiría a lo largo de 6 años, en uno de los shows televisivos con mayor éxito a nivel mundial y del que se desprendieron un sinfín de proyectos, como reality show, giras de conciertos por varios países y claro que sí, llegar a la gran pantalla.

Con un total de 121 episodios emitidos divididos en 6 temporadas, se dieron vida a más de 505 clásicos de la música contemporánea y del teatro musical que no pueden dejar indiferente a cualquier amante de la música —aunque claro, ahí hay un debate sobre si son buenos o se acercan a la original, que puedo decir que muchos de ellos, incluso se ven superados. Sí, superados—. Glee es un fenómeno que marcó a una generación.

Pero no lo marcó solo por su éxito o los escándalos que vinieron después —incluso, se habla a hoy de una maldición (¿qué?)— sino por lo que uno puede encontrar episodio a episodio y es eso lo que la hace tan especial.

Regálame los próximos minutos de tu vida y te diré porqué deberías darle una oportunidad (si es que no la viste allá por 2009) o bien, porqué deberías reencontrarte con ella.

NINTCHDBPICT000594599177 1

Fondo más que forma

Cada episodio tiene una duración promedio de 43 minutos y el tono es tan ligero como una comedia adolescente y quizá sea eso lo que no termina de convencer a muchos, pero en cada capítulo podemos encontrar pequeños fragmentos de la vida cotidiana que lo dotan de una sensibilidad que pocos shows han sabido mostrar en la pantalla. A lo largo de los seis años que estuvo al aire, la serie se fue adaptando a las necesidades y problemas reales de los jóvenes reales, dándoles voz y visibilidad: homosexualidad, embarazo adolescente, adicciones, paternidad, búsqueda de identidad, violencia intrafamiliar, bullying e incluso los tiroteos en las escuelas fueron un tema abordado por la serie.

Considero que, a la vez que cumple su función de entretener, la serie siempre buscó ser una plataforma para aquellos males que aquejan la vida de un adolescente normal, dejando de lado la idea de pretender que no existen esos problemas, sino mostrarlos y, de alguna forma, proponer o mostrar una manera de afrontarlos. Desde lo más idealista hasta lo más cruel y realista.

Considero que su impacto social se encuentra entonces, en hacer más sensibles y conscientes a los jóvenes de su realidad e incluso de la naturaleza humana; de que lo diferente te hace especial. De que hay más de una forma de ver el mundo y sobre todo, que la amistad se esconde en los rincones menos esperados.

google banner

 

La música

Habrá a quien le guste y habrá a quien no, pero no podemos negar que la música fue uno de los factores que, en su momento, dotaron a la serie del éxito que gozó y es que por esos días, ¿quién montaba un mini-musical de minuto y medio en un show de televisión? Es una locura, y lo fue, versionando a grandes de la música con la voz y el talento de grandes artistas como Lea Michele, Amber Riley, Chris Colfer, Darren Chris, Kevin McHale, que continúan vigentes gracias a la fama y visibilidad que el show les dio.

Desde los BeeGees hasta Madonna y Queen. De Michael Jackson a Wicked o Los Miserables. De Witney Huston a Lady Gaga; es, en definitiva un cancionero americano que nos ha a acompañado a todos y que además, muestra ese otro lado de la música: ser literalmente el soundtrack de tu vida; esa canción que dice más que tus palabras y que describe justo lo que sientes. A todos nos ha pasado, ¿no es cierto?

Además de que claro, acercaron a toda una generación a música que quizá no habríamos conocido de otra manera, joyas de los años 60’s, 70’s y 80’s que se renuevan para llegar a oídos más jóvenes y continuar marcando vidas por más y más generaciones.

 

 

Invitados de lujo

Si el cast original de la serie no te convence, quizá te convenza la lista de personalidades de Hollywood que desfilaron por la serie:

Adam Lambert, Ricky Martin, Gloria Estefan, Britney Spears, Matt Bomer, Kate Hudson, Gwyneth Paltrow, Demi Lovato, Lindsay Lohan, Olivia Newton-John, Idina Menzel, Sarah Jessica-Parker, Neil Patrick Harris, Kristin Chenoweth…

¿Tengo que seguir?

El mensaje

Pero si vas a invertir los próximos 5,203 minutos de tu vida frente al televisor, en definitiva, vale la pena por el mensaje que hay detrás de las aventuras de un grupo de adolescentes inmersos en un club coral en Ohio, Estados Unidos, y es la Esperanza. Es la certeza de que los sueños se hacen realidad si trabajas y luchas por ello; encontrarás la fuerza para no rendirte, para no renunciar, pero también para dejar ir. Para enamorarte, para aprender el valor de la amistad. Te enseña a ser valiente y a encontrar el valor y la fortaleza que se esconde detrás de cada uno de nosotros.

Sí, quizá suene a tarjeta de felicitación, pero opino que a veces es lo que le hace falta a la realidad: un poco de esperanza, de aliento y de fuerzas para alcanzar nuestras metas y sueños. Y no, no pasa sólo en la televisión o en las películas. Pasa en la vida real, en el día a día, sólo hace falta querer hacerlo.

Quizá este show es lo que nos hace falta ver para comprender.

 

 

¿Te convencí?

Dale una oportunidad y llega a ella sin lo que dice la gente y déjate atrapar por ella. Si te gustó, escríbeme en mis redes sociales y fangirlemos juntos porque sí, ¡está en Netflix!