felicidad-tiempos-de-covid

Felicidad en tiempos de pandemia ¿Algo posible?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Te has preguntado con que fin haces lo que haces? Levantarnos, ir al trabajo, tomar el camión, escuchar una canción, elegir la comida del día, elegir las amistades, comida con la familia, esperar el fin de semana… De nuestra vida ordinaria ¿Qué es la felicidad? ¿Es posible ser feliz?

La idea de felicidad es tan heterogénea que, el hecho de pensar en un único camino para su realización es problemático por mucho. A diario nos enfrentamos a rutinas, hechos y eventos que nos pueden resultar fastidiosos, dolorosos, desalentadores. Podemos estar entre lo que nos ocasiona hastió y dolor, para Schopenhauer: todo pose una voluntad hostil que es preciso vencer.

#Shithappens
#Shithappens

El Covid – 19 no ha sido la excepción trayendo consigo muerte, desequilibrio económico y acentuando los problemas psicológicos de la comunidad.

No apresuremos nuestra lectura, pues, en su imposibilidad se encuentran todos sus posibles. Plenitud, realización, compañía, independencia, paz, todas ellas ejemplos de lo que puede ser la felicidad. Consideremos aquello que nos hace felices como nuestra obra, obra basada en nuestra falta.

Al presentarse la pandemia, se nos descubre la oportunidad. La abrupta salida de nuestra rutina dejo al descubierto problemas ocultos que yacían bajo una felicidad de humo. De donde entendemos que la rutina no es felicidad, pero si se disfraza gustosa de ella.

La felicidad parece estar enfocada en aquellos cuya realización y dependencia los hace fuertes económicamente, pero ¿no es que estamos confundiendo felicidad con adquisición de bienes materiales?

“No hay camino que nos aleje mas de la felicidad que la gran vida, la vida de fiestas y banquetes” (Schopenhauer, p. 175)

El inconveniente de esto no es la diversión por si misma, sino que, en su consumo excesivo nos desprendemos de nosotros mismos y caemos en un placebo que, lejos de vincularnos con el otro y acrecentar nuestra virtud la deja tirada en el baño del antro junto con la cena de la noche o una cartera extraviada.

google banner

En tiempos de pandemia es posible ser feliz. Pero, una felicidad a la que no estamos acostumbrados, la compañía con nosotros mismos. A la amistad sin distorsionadores de los sentidos. Leer un libro, retomar un proyecto en casa, aprender algo nuevo, dejar de lado el celular y hablar con el otro.

La sociedad moderna ha colocado el concepto en la posesión de objetos, al grado en que poseer, es poseer al otro. Trabajar, generar, producir, ganancia, beneficio. Sí definimos la felicidad en estos términos la volvemos banal, efímera y vacua.  

“y Sócrates decía, viendo algunos objetos de lujo expuestos en la ventana: ¡Cuantas cosas hay que yo no necesito! Así, pues, la primera condición y más esencial para la felicidad de la vida es que existimos” (Schopenhauer, 2017, pág. 21).

Felicidad en tiempos de pandemia ¿Algo posible?
Felicidad en tiempos de pandemia ¿Algo posible?

Ser felices es posible. Empero en la medida en que aplicamos el “conócete a ti mismo” es decir que, en el desarrollo de nuestras virtudes, nuestras pasiones, nuestros talentos, podemos acceder a la felicidad, teniendo en cuenta que esta es; fuera del grado colectivo, una relación desde nuestro yo con el otro.

[Te puede interesar ‘Woody Allen, nostálgico en el siglo XXI. Algunas de sus icónicas frases‘]

Con las corrientes modernas la indiferencia se vuelve parte de nuestras vidas, en donde damos la espalda al otro que no accede a la felicidad, puesta como una presunción de la propiedad. Es decir, la felicidad se vende, se compra, pero solo algunos pueden acceder a ella. Dejando al otro fuera.

En términos de Kant (su imperativo categórico) es: obra de tal manera que la máxima de tus acciones sea tomada como ley universal.

“No se puede ser feliz en un mundo infeliz” (Kant)

La infelicidad entonces, proviene de la privación de nosotros mismos, de nuestros anhelos y aspiraciones. La pandemia, vista con otra óptica, puede ser una oportunidad, una grieta de luz en una vida que apuntaba más a la rutina que a la vida misma.

Felicidad
#Tomaloconcalma

No dejemos que la felicidad se esfume, no la subastemos, recuerda que el otro escucha y habla también.

La Alianza Nacional de Salud Mental (NAMI) tiene una línea de ayuda de 24 horas: 800-950-6264.

En tiempos de crisis alcanzar la felicidad se torna más que en un privilegio en una responsabilidad.