el-castillo-de-la-pureza-arturo-ripstein

‘El castillo de la pureza’, el deseo carnal en el encierro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En ‘El castillo de la pureza’ (1973), un padre ha aislado a su familia protegiéndola de la maldad del mundo. Así, este filme se ha convertido en un retrato de las paradojas éticas que se crean al absolutizar la prohibición paterna y ésta lleva a los procesos más impuros.

 

La familia en el encierro

El filme retrata a una familia que se dedica a la elaboración de raticida en una casa de la Ciudad de México. Gabriel, el padre, es quien ha decidido aislar a todos los integrantes de la familia del exterior, sometiéndolos a una vida casi carcelaria.

castillo-pureza

La razón del encierro es para librar a su familia de las desgracias que ocurren en el exterior, de la inmoralidad y desfachatez de la sociedad. Imponiendo una disciplina extensa y castigando la más pequeña falta. Su mujer, Beatriz, justifica el encierro y se somete a la disciplina y a las humillaciones de su esposo; soportando la violencia física y psicológica que ejerce sobre ella.

[Te puede interesar ‘‘Final del juego’, un cuento de Julio Cortazar para regresar a la infancia‘]

La pareja tiene tres hijos Voluntad, Porvenir y Utopía, los cuales son instruidos en las máximas de Goethe, Ellis y en las profecías de Nostradamus, las últimas debido a la superstición de su padre. Al mismo tiempo realizan ejercicios gimnásticos enérgicos para estar en forma aún en el encierro.

 

El deseo

Las barreras impuestas por Gabriel a su familia les transmiten miedo y valores negativos sobre el exterior, hasta cierto punto los aísla de la cultura y crea un ambiente adecuado a su perspectiva moralista.

En este contexto, los hermanos mayores comienzan a descubrir su sexualidad y desarrollar deseo uno por el otro en un encuentro que los lleva a las caricias eróticas en un auto en el patio de su casa.

castillo-pureza

De no ser por la intervención del padre, podría haberse llevado a cabo el incesto, pero parecería que él mismo habría creado las condiciones para tal aberración, orillándolos a ello como si el deseo hallara allí su única posibilidad.

 

La autoridad del padre

A pesar del juicio que Gabriel hace de la sociedad, se deja caer en lo mismo que critica, esconde moralidad e inmoralidad a su conveniencia consumiendo lo que a su familia prohíbe e incluso recurre a los servicios de trabajadoras sexuales mientras se encuentra en el exterior vendiendo su raticida.

En un inicio la tiranía de Gabriel se acepta y se obedecen sus órdenes, nadie protesta y su esposa soporta todo. Sin embargo, después del severo castigo que da a sus hijos por aquel encuentro, estos comienzan a verlo con otros ojos; como un loco, como alguien malo.

castillo-pureza

Ahora, es la hija mayor la que busca librarse de él y del encierro. Con cartas improvisadas busca auxilio en el exterior. La autoridad del padre es puesta en duda, Beatriz incluso comienza a cuestionar a su esposo y a pensar acerca de su encierro y la situación de sus hijos.

En el momento en que la policía libera a la familia y tras un acalorado encuentro con Gabriel, se lo llevan preso. Es cuando ocurre algo curioso: el tirano se ha ido, ahora ellos son libres de hacer lo que quieran y de observar el exterior. Pero el final de la película nos muestra a una familia ante la incertidumbre de qué es lo siguiente por hacer; pues terminando la opresión, viene a ellos el miedo a lo nuevo, a lo desconocido y es su turno de enfrentarse al exterior. 

google banner

 

Una joya cinematográfica

Hija de dos grandes talentos: Arturo Ripstein dirigiendo y José Emilio Pacheco escribiendo el guión, la película ofrece un complejo entramado de los lados oscuros del corazón humano. Ofrece al espectador una historia cargada de simbolismos y que invita a un gran análisis de la historia, los sentimientos de sus personajes y el posible desenlace de la familia después de su liberación.

castillo-pureza

Aún en 2020, y más que nada en 2020, podemos encontrar en El castillo de la pureza analogías aplicables a la naturaleza perversa que nos envuelve. ¿Será probable encontrar situaciones similares en familias mexicanas modernas durante la pandemia a la que nos enfrentamos? ¿Podremos encontrar en el filme las mismas condiciones del tedio y la rutina que presentamos en el encierro obligatorio?