vinicunca-arcoiris-montana-peru

Conoce ‘Vinicunca’, un arcoíris hecho en la montaña

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Latinoamérica es una región que ofrece una serie de paisajes hermosos que van desde lagos cubiertos de sal y glaciares, hasta  las montañas más imponentes; cada sitio tiene su encanto y nos regala las mejores postales para Instagram.

En ésta ocasión, nos transportaremos hasta Perú para hablar sobre una montaña en especial, donde es posible ver un arcoíris terrestre.  

Y es que la naturaleza fue muy bondadosa al regalarle a la región de Cusco los paisajes más hermosos del mundo, y a tan solo 100 kilómetros de ésta ciudad existe un arcoíris hecho montaña.

Vinicunca o mejor conocida como la Montaña de los 7 Colores o Montaña Arcoíris, atrae a miles de turistas de todo el mundo, quienes esperan hacer el viaje de su vida y tomarse la deseada foto que se ve en redes sociales y ver el espectáculo visual que tienen delante de ellos.

[Te puede interesar ‘Las Coloradas: el mar rosa de México‘]

montana
Fuente: bbc.com

La palabra Vinicunca proviene del topónimo quechua: Winicunca, que significa Colina de cuello angosto”. Los lugareños  la llaman Apu Winicunca.

The Rainbow Mountain, en su traducción al inglés, es un accidente geográfico ubicado en el Distrito de Pitumarca, en la Provincia de Canchis, muy cerca del Nevado Ausangate (montaña sagrada) y forma parte de las montañas que conforman la Cordillera del Vilcanota.

Se trata de una colina árida, llena de pendientes pronunciadas; para los que no conocemos la Montaña arcoíris con la siguiente descripción podemos imaginarnos la belleza del lugar; soñemos que estamos ahí, el horizonte de ésta parte del planeta está plagado de colores vistosos y extraños que escurren por las laderas, asemejando el efecto que harían miles de botes de pintura si se hubieran vaciado desde la cumbre.

Cuando pienso en el pasaje, puedo ver un cerro cubierto con los colores del arcoíris y crecen en mí las ganas de verlo con mis propios ojos.

colores
Fuente: perudepiedra.com

El sitio no solo está lleno de una belleza inigualable, sino además tiene una fuerte carga cultural, y es que es el lugar donde los pobladores realizan rituales como pago a la Madre Tierra. Las alpacas y llamas habitan actualmente por la zona, compartiendo en un entorno natural con las comunidades andinas que viven a las faldas del cerro.


¿A qué debe que la montaña sea tan colorida?

El aspecto de arcoíris de la montaña, está relacionado a la historia geológica de sedimentos marinos, lacustres y fluviales; la formación de la Montaña Arcoíris se remonta a hace 24 millones de años aproximadamente, en ese entonces diferentes capas de sedimentos de rocas como areniscas, halitas, grava caliza que van desde el ocre, el verde, el amarillo y el blanco junto con otros minerales, se fueron compactando una encima de otra hasta formar diferentes capas como masas de plastilina, una sobre otra según el peso de cada capa, las más pesadas en la parte baja y las otras encima de ellas.

Al paso del tiempo con el movimiento y choque de las placas tectónicas nacieron nuevas montañas y estas masas prensadas de colores se fueron elevando sin dejar de mantener su coloración.

Los colores se fueron adquiriendo a causa de la oxidación de sus minerales, ejercida por la humedad de la zona, y la erosión de los mismos.

Gracias a factores meteorológicos, la montaña se ha conservado y sobre todo mantiene en total esplendor sus colores típicos.

viajeros
Fuente: boletomachupicchu.com

También influye la altitud; dado a que este lugar se encuentra a 5200 metros sobre el  nivel del mar hace que la vegetación sea escasa a tal punto de no crecer casi nada, si existiese vegetación no podría verse esta grandiosa maravilla llena de color.

Cada franja de color está compuesta de distintos minerales, dependiendo de  cuál sea la composición así será el color.

El color rosa o fucsia se debe a una mezcla de arcilla roja, fangolitas (fango) y arena; por su parte el color blanco tiene que ver con una composición de arenisca (arena de cuarzo) y piedra caliza.

google banner

La coloración morada o lavanda, tiene que ver con la presencia de marga (mezcla de arcilla y carbonato de calcio) y silicatos; el rojo con agilitas y arcillas.

El tono verde, se adquiere gracias a las arcillas ricas en ferro magnesiano (mezcla de hierro y magnesio) y óxido de cobre.

Y los colores pardos, amarillentos, mostaza o dorado son por las limonitas, areniscas calcáreas ricas en minerales sulfurados (combinados con azufre).

winkunka
Fuente: incamachupicchutours.com

A pesar de las condiciones climáticas y la altitud del sitio,  esté se ha vuelto muy popular entre los alpinistas y viajeros, quienes se aventuran a vivir la travesía de conocer la Montaña de los 7 colores, recibiendo cerca de 1000 personas al día.

La popularidad de Vinicunca se ha expandido recientemente, gracias a los amantes del Trekking y del montañismo, quienes quedaban asombrados por la belleza y magia de éste singular lugar mientras caminaban rumbo a la montaña Ausangate, compartiendo sus foto en redes sociales, lo que hizo que más personas conocieran la majestuosa Montaña arcoíris.

Cada vez más viajeros intrépidos aceptan el reto de escalar la montaña sagrada de los incas; llegar hasta allí no es una tarea sencilla pero se ha convertido en uno de los destinos favoritos de los amantes del alpinismo.

trekking
Fuente: machupicchu-viajes.com

La manera más fácil de llegar a la montaña es partiendo de Pampachiri, un poblado cercano y es recomendable viajar allí entre los meses de abril a noviembre.

Conquistar la Montaña de 7 colores no solo permite apreciar los colores naturales de la cumbre, sino que además se pueden observar los increíbles paisajes naturales que la rodean; realizar caminatas en los alrededores de Vinicunca hacia otros atractivos naturales cercanos como el Valle Rojo.

Gracias a que el sitio ésta envuelto de la cultura inca, cuando lo visitas puedes participar en actividades de interacción cultural con los pobladores de la zona, quienes se dedican al pastoreo de camélidos sudamericanos.

llamas
Fuente: pinterest.es

Conectar con la naturaleza respirando aire puro, caminando a más de 5000 metros sobre el nivel del mar y reflexionar sobre la vida, es otra de las cosas que te ofrece Vinicunca.

El encanto, la vibra y el color que transmite este paraje sudamericano han hecho que se encuentre en la lista de “los 100 destinos a los que hay que viajar antes de morir  de acuerdo a la cadena de noticias Business Insider.

Un destino que te envolverá con su magia y sus colores, y estoy segura de que la experiencia se quedará para siempre en tu vida.

fotos
Fuente: machupicchuperutours.com

Si te gustó la nota, no olvides dar me gusta, dejar tus comentarios y compartir.

  • Foto portada: fuente / wamanadventures.com