alma-filosofia-psicoanalisis

Alma, filosofía y psicoanálisis… ¿Para qué sirven?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Alma un antes del Yo

En la concepción que los griegos construyen del amor el alma no deja de ser un elemento operante en tal concepción.

Ampliemos el concepto Alma. Sócrates hace del alma en Fedón o del Alma damos cuenta de sus valores elevados, de su predisposición a lo que origina placer, su búsqueda del bien y del gusto reflexivo que la acerca a la perfección; con tales acepciones hasta es plausible acercarla al yo de Freud en cierta medida.

Freud, al hablar del Yo persiste en una búsqueda por lo que está afuera y, que, aunado a esto, está el hecho de que los elementos psíquicos no permanecen inconscientes durante toda la vida del sujeto.  

[Te puede interesar ‘Neuronas… ¿Para qué sirve nuestro Sistema Nervioso?]

Sócrates, Platón y Freud convergen en un punto, las fuerzas internas del hombre no cesan, están en movimiento, en evolución, toman de lo exterior elementos que habrán de adaptar al yo,

“Con todo, el hombre aprende a dominar un procedimiento que, mediante la orientación intencionada de los sentidos y la actividad muscular adecuada, le permite discernir lo interior de lo exterior ”  (Freud, 2013, pág. 61 )

En tal caso, Freud está hablando del Principio de realidad expuesto en el malestar en la cultura, aunque la cercanía con el movimiento, que Sócrates describe del alma, es impresionante.

Tanto el alma como el yo necesitan del movimiento para seguir subsistiendo, Sócrates ya menciona a los otros como parte de tal movimiento.

Alma, Filosofía y Psicoanálisis ¿Para qué sirven?
Alma, Filosofía y Psicoanálisis ¿Para qué sirven?

El otro será participe de los movimientos que se originen en ambos (alma y yo). Freud nuevamente nos brinda otra pieza al dar cuenta del vínculo que desarrollamos con otros y como es que “la percepción exterior con el yo es evidente. El exterior viene a dar forma al yo conforme a sus relaciones, modelos que son desde la infancia construidos.

Sócrates al destacar la importancia del otro, que es participe del movimiento de las almas adelanta como al amar existen sensaciones y representaciones inconscientes que desean volver a la conciencia mediante el ideal que el yo se ha fijado, así como el alma busca los valores que Platón llama ideales

“Es divino todo lo que es bello, bueno y verdadero, y todo lo que posee cualidades análogas, y también lo es lo que nutre y fortifica las alas del alma” (Platón, 2014, pág. 70)


¿Amar no es hacer conscientes nuestras limitaciones? 

En medida que los estímulos del exterior y las fuerzas internas intervienen en alma -yo, estos terminan por ser moldeados y acoplan el movimiento al yo que se aspira alcanzar.

Sí en la labor del psicoanálisis nos aproximamos a interpretar y encausar tales movimientos de la identificación y transferencia, así como sus efectos en el yo.

Freud y Sócrates determinan la importancia de las representaciones verbales (en los discursos de los otros) y las fuerzas internas (los principios de placer y de realidad) que en el yo y el alma rigen y los mueven, pero ¿Qué es dicho movimiento? ¿Por qué hay movimiento y no quietud?

KRBR0145 e1606019010422
That´s 70s Show ¿Por que amamos?

google banner

Sócrates aporta claridad. La Imitación es precedente a la identificación, si pensáramos en una serie de pasos que describiese dicho fenómeno (amar), tendríamos en primer término a la identificación (imitación para los griegos) en donde el yo consciente de sus carencias, pero sin poder nombrarlas ve en el otro algo que en él ya antes figuraba, es decir, una palabra, un reloj, una figura, incluso una gota de sudor.

 El alma y el yo aman y al amar se mueven, se transforman.

comparte la nota
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
notas relacionadas