100-segundos-antes-de-la-medianoche-reloj-del-fin-del-mundo

100 segundos antes de la medianoche: el reloj del fin del mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El reloj del fin del mundo tiene la finalidad de señalar a la humanidad lo cerca que estamos de nuestra propia destrucción: entre más cerca nos encontramos de la media noche más probabilidades hay de que todo se acabe.

El viernes de la semana pasada entró en vigor el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares, marcando un hito sin precedente en la historia de la humanidad: una vez más estamos luchando para gozar de un bien público global que tuvimos antes de 1945, un mundo desnuclearizado. Así, los arsenales nucleares que en el imaginario popular son concebidos en términos religiosos y de destrucción se suman a las otras armas de destrucción en masa —las químicas y las biológicas— que son ilegales.

¿Cuáles son las repercusiones de este momento, especialmente en materia de supervivencia? Porque una de las constantes humanas, especialmente después de la publicación del Ensayo sobre el principio de la población (1798), ha sido la construcción de escenarios y prospectivas sobre los principales desafíos para la supervivencia de nuestra especie. En este tenor, en 1945, tras la detonación de ‘Little Boy’ y ‘Fatman’ sobre Hiroshima y Nagasaki —ambas ciudades de Japón— un grupo de científicos se reunió para analizar las posibilidades de sobrevivir en un mundo nuclearizado y, con el paso del tiempo, han sumado nuevas amenazas, riesgos y vulnerabilidades a sus análisis. Repasemos un poco de la historia.

[Te puede interesar ‘Ciencia ficción de acceso libre para el 2021‘]

 

1945: del Armagedón o del terror de la destrucción nuclear

El mundo post detonaciones nucleares hizo que la sociedad civil se interesara por entender la tecnología nuclear, especialmente sus aplicaciones con fines bélicos. Esto motivo a un grupo de científicos a crear un boletín para informar a las personas sobre los peligros de las armas nucleares, la carrera armamentista y la destrucción que una guerra con este tipo de arsenales podría ocasionar. Sin embargo, no fue hasta 1947 que la asociación que hoy conocemos como Bulletin of the Atomic Scientists presentó su creación más popular: el reloj del fin del mundo o reloj del apocalipsis (Doomsday Clock).

Reloj del fin del mundo/Reloj del apocalipsis
Fuente: EVA HAMBACH/AFP via Getty Images

Este artefacto tiene la finalidad de señalar a la humanidad lo cerca que estamos de nuestra propia destrucción: entre más cerca nos encontramos de la media noche más probabilidades hay de que todo se acabe. Durante su primera aparición pública, el reloj marcó que faltaban siete minutos antes de la media noche: un tiempo bastante considerable para atender las vulnerabilidades y los riesgos hacia la seguridad internacional. Sin embargo, en 1949, con la posesión de armas nucleares por parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas fuimos testigos de una de las múltiples veces que se estuvo a punto de llegar a un conflicto del que no habrá retorno.  Para 1953, mientras la URSS continuaba con las pruebas nucleares, el reloj marcó que estábamos a dos minutos de la media noche.

 

El reloj del fin del mundo

Ahora bien, antes de levantar el pánico entre lxs lectores es necesario señalar algo que tal vez no es evidente en una primera aproximación: el reloj no es una predicción ni un oráculo, sino una metáfora. Un panel de destacados científicos —en 2018, 14 de los miembros habían ganado un Premio Nobel— analiza los principales desafíos hacia nuestra especie y tomando como base la información y el abordaje que le dan tanto los países como los organismos internacionales y los medios de comunicación realiza un análisis prospectivo.

El reloj fue creado por Martyl Langford a petición del cofundador de la publicación, Hyman Goldsmith, como diseño de portada para la revista del Bulletin of the Atomic Scientists. Aunque en un primer momento se pensó en usar uranio, al final la artista se decantó por un reloj para acentuar el sentido de urgencia. Más de un estudiosx de la semiótica ha intentado descifrar el encanto de este símbolo, especialmente el motivo por el que se arraigó en la cultura popular: la versión más aceptada es que combina la cultura militar —la cuenta atrás hacia cero— y la del Apocalipsis (la medianoche).

Bulletin of the Atomic Scientists

El reloj ha cambiado de hora a lo largo de los años y si bien se pensaría que el conflicto político-ideológico-económico denominado Guerra Fría sería uno de los puntos más álgidos en la historia de este aparato de medición, lo cierto es que los tiempos han cambiado y ahora que para la toma de hora se toman en consideración cuestiones como el cambio climático (desde el 2007) y las tecnologías sensibles nos encontramos en un punto crítico: es la primera vez en la historia que la hora se ajusta dentro del margen de los dos minutos.

google banner

 

2021: 100 segundos antes de la media noche

En medio de la pandemia y tomando en consideración los efectos del cambio climático más la amenaza nuclear todavía latente, hoy Bulletin of the Atomic Scientists lanzó un comunicado de prensa en donde señala que estamos a 100 segundos de la media noche. ¿Cuáles fueron los motivos de este ajuste de hora?:

  • La posibilidad alta de un conflicto con arsenales de destrucción en masa: el entorno de inseguridad que acrecentó las desigualdades —con énfasis en las económicas— legitima a actores atípicos en relaciones internacionales y defenestra a actores tradicionales que han perdido credibilidad y legitimidad (el ataque al Capitolio es sólo la punta del iceberg). El panel de expertos encontró que ahora es mucho más probable la escalada de un conflicto en donde se utilicen armas nucleares que durante la Guerra Fría.

 

  • El mal manejo gubernamental de la crisis climática: ya se saben los efectos del cambio climático en el planeta y se cuentan con las proyecciones sobre lo complicado que será sobrevivir en un mundo dañado más allá del punto de no retorno (es decir, si la temperatura mundial sube de los 2° C). Y aun así la proyección es al crecimiento de la demanda de combustibles fósiles sin olvidar que en 2020 se rompieron dos récords en materia ambiental: en concentración de gases de efecto invernadero y uno de los años más calientes. Fenómenos naturales como los ciclones y los incendios en Australia y California no dejan espacio para duda.

Confianza y pandemia. Bulletin of Atomic Scientists

  • La guerra de la (des)información: si bien se considera al nuevo coronavirus como una vulnerabilidad, los expertos señalan que no ocasionará el declive de la humanidad. Sin embargo, la corrupción de la información, que no sólo afecta al tema sanitario, sino al cambio climático y al desarme están creando caos y movimientos en la sociedad civil que termina por no creer en las instituciones. El organismo no gubernamental cerró la sección de la información señalando que: “las mentiras de internet están matando personas, literalmente”.

 

En este mismo espacio ya abordamos los estragos que esta causando la posverdad en la coyuntura sanitaria actual, y a reserva de que la siguiente semana abordemos la cuestión del desarmen en el mundo, cerramos esta sección con unas líneas alrededor del cambio climático. El 23 de septiembre del año pasado, se instaló en uno de los rascacielos de la calle Square de Manhattan, Nueva York, la obra de Gal Golan Andrew Boyd: un reloj que muestra cuanto tiempo le queda a la humanidad para detener los efectos del cambio climático: poco más de siete años.

Reloj del cambio climático

Si bien es más que cuestionable la idea de capitalizar la concientización alrededor del cambio climático, el 2021 es un año de oportunidad: la emergencia sanitaria del 2020 permite que revaluemos estructura y dinámicas que evidentemente no están funcionando; pero ¿qué acciones podemos tomar para detener una catástrofe que luce inminente? Porque tal parece que en el universo democrático las acciones y deseos individuales se anteponen al bien de la comunidad (no hay fin de semana que no se reporte la disolución de un electro sonidero en México). Compártenos tus impresiones sobre el reloj del fin del mundo y los demás instrumentos de medición del fin: ¿crees que realmente sirven para crear conciencia social? Nos leemos la siguiente semana para revisar el estado del desarme y la no proliferación en el mundo.

comparte la nota
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
notas relacionadas